Policiales
Viernes 02 de Junio de 2017

Allanamientos, detenidos y secuestro de armas en Frontera por un homicidio

A los tres apresados, vinculados a la banda de "El Patrón" Gallardo, les imputaron el asesinato de Luis Mariano Peralta por supuesta venganza narco

En el marco de una investigación de la Policía de Investigaciones (PDI) y el fiscal de Rafaela Guillermo Loyola por un crimen y una tentativa de homicidio, unos 50 efectivos fuertemente pertrechados desembarcaron el martes en la pequeña localidad de Frontera (ubicada en el centro de la provincia y junto al límite con Córdoba) y concretaron cinco allanamientos en los que secuestraron nueve armas de fuego, un auto, dos motos con pedido de secuestro, unos 154 mil pesos en efectivo, poco más de 130 gramos de cocaína y una balanza de precisión. Además apresaron a tres personas, entre ellos "Tuli", de 27 años, quien es sobrino de un peso pesado del hampa de esa zona del oeste santafesino: Héctor Argentino "El Patrón" Gallardo, detenido en el penal cordobés de Bouwer desde diciembre de 2013 y procesado por el juez Federal Ricardo Bustos Fierro como organizador de una red de narcotráfico internacional con sede en Frontera y la vecina ciudad de San Francisco, desde donde enviaba droga a Chile.

Ataques e imputaciones

El 12 de abril pasado Luis Mariano Peralta, de 40 años, fue atacado a balazos en inmediaciones de Calle 60 al 400 de Frontera, una población de 10 mil habitantes ubicada en el departamento Castellanos y a 270 kilómetros al noroeste de Rosario que está dividida sólo por una calle de la cordobesa ciudad de San Francisco, donde residen poco más de 62 mil personas.

Peralta recibió dos impactos de bala, uno en el cuello y otro en la zona lumbar izquierda. En principio fue atendido en el hospital Iturraspe de San Francisco y luego fue trasladado al hospital Cullen de la ciudad de Santa Fe. Tras agonizar 23 días murió el 6 de mayo. Así, la causa que inició el fiscal Loyola como abuso de armas y heridas graves pasó a caratularse homicidio agravado por el uso de arma de fuego. Durante la investigación el funcionario rafaelino se desayunó que un allegado a Peralta cuyo nombre no trascendió había sido baleado en las piernas tres días antes del ataque a la víctima mortal. Y que los agresores, una media docena para los dos hechos, estaban ligados al clan Gallardo, entre ellos un tal "Rana" que es hermano de "El Patrón"; "Tuli", que es su sobrino; y "El chino".

Así las cosas el martes la PDI realizó cinco allanamientos en los que detuvo a O.G.G., de 27 años y apodado "Tuli"; E.M.C., de 25 años, alias "El chino"; y su padre, M.N.C., de 56 años, conocido como "El riojano". Los tres enfrentaron ayer las imputaciones ante la jueza Cristina Fortunato, en los Tribunales de Rafaela.

"Tuli" fue acusado por robo calificado por el uso de arma de fuego, amenazas coactivas agravadas y tenencia ilegítima de arma de fuego de uso civil; "El chino" fue imputado por robo calificado por el uso de arma de fuego, amenazas coactivas agravadas, abuso de arma, portación indebida de arma de fuego de guerra, tenencia ilegítima de arma de fuego de guerra y supresión de numeración de objeto registrable. Mientras que su padre quedó acusado por tenencia ilegítima de arma de fuego de guerra y tenencia ilegítima de arma de fuego de uso civil. Hoy, en tanto, se llevará a cabo una audiencia para debatir la aplicación de la prisión preventiva de los detenidos.

Una avenida, dos provincias

Una avenida divide dos ciudades y dos provincias. Al este, en el lado santafesino, corre la avenida Brigadier Estanislao López. Al oeste, en el lado cordobés, se llama Brigadier Juan Bautista Bustos. En ese territorio conviven las policías de ambos distritos con sus vicios, negocios y encontronazos.

Frontera fue noticia en mayo de 2014 por la "crucifixión" a plena luz del día de Víctor Emanuel Robledo, un pibe de 27 años que fue detenido por policías santafesinos que lo envolvieron en cintas de embalar y le colocaron un cartel con la inscripción "no robarás" antes de abandonarlo atado a un par de palos en una esquina de San Francisco. Esto motivó que fueran detenidos 12 efectivos de la comisaría 6ª de los cuales seis recuperaron la libertad y el jefe fuera condenado a 6 años de prisión en juicio abreviado.

En enero de 2015 la localidad volvió a la luz pública por la ejecución mafiosa de Germán Exequiel Lozada, de 34 años, y Martín "Pitín" Chamorro, de 38, quienes formaban parte de la estructura delictiva de "El Patrón" Gallardo. Y finalmente fue noticia por la caída del propio Gallardo en la localidad salteña de Orán. Entonces, el secretario de Seguridad de la nación Sergio Berni movilizó 500 gendarmes para realizar cerca de 80 allanamientos en la zona limítrofe santafesina.

De acuerdo al procesamiento escrito por el juez federal cordobés Bustos Fierro, "El patrón" traía cargamentos de marihuana desde Paraguay y cocaína desde Perú. "La droga era transportada en avionetas con destino a Santiago del Estero o Chaco para luego ser trasladadas vía terrestre hacia San Francisco, Córdoba, Frontera y Mendoza". La mercancía también era llevaba hacia Chile a través de los pasos fronterizos Cristo Redentor (Mendoza) y Cardenal Samoré (Neuquén). El testimonio de un arrepentido indicó que "entre septiembre y octubre de 2012 bajaron 4.500 kilos de marihuana". Y que "El Patrón" también tenía vínculos con narcos colombianos.

El arrepentido contó además que "El Patrón" Gallardo pagaba parte de los cargamentos con vehículos que eran acondicionados para el transporte de droga en un taller de su propiedad, ubicado en Córdoba, y cuyos formularios 08 estaban a nombre de familiares y testaferros.

Además describió que en una estancia conocida como "Villa Josefina", en inmediaciones de Frontera, "colombianos y bolivianos" cocinaban el clorhidrato de cocaína con una producción de 100 kilos por mes. También contó que Gallardo "era íntimo amigo del jefe de la policía de Santa Fe, además del intendente y de la policía de Frontera", en referencia a Carlos Alberto Flores.

Una banda organizada

Para el juez Bustos Fierro, "El Patrón" elaboró "todo un plan para organizar sus operaciones ilícitas a través de maniobras tendientes a lograr una determinada finalidad, distribuyendo tareas y roles específicos entre los integrantes de ésta, sin que aquél desplegara materialmente algunas de esas conductas". Además valoró como evidente "que el mismo era el autor intelectual de las actividades tendientes a contactar o arbitrar los medios necesarios para que todos los eslabones se encadenen en forma independiente con un destino común, como lo es en este caso: el tráfico de estupefacientes".

en la casa de "El chino". Agentes de la PDI realizaron cinco allanamientos y secuestraron nueve armas.

Comentarios