Policiales
Martes 02 de Mayo de 2017

Allanamientos por conflicto barrial entre dos familias

El Ministerio Público de la Acusación realizó quince procedimientos el sábado en el marco de la investigación de una serie de hechos violentos.

En el marco de la investigación de un conflicto entre dos familias de Villa Gobernador Gálvez que en los últimos meses registró una escalada de violencia materializada en un ataque a balazos contra un joven y amenazas de muertes, el sábado último se realizaron al menos quince allanamientos en viviendas de esa localidad. Como resultado se detuvo a una mujer de 34 años que guardaba dos escopetas y municiones y quedó a disposición de los fiscales del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Desde mediados de 2016 que la familia L. denuncia amenazas y hostigamiento permanente de un grupo de personas integrantes de la familia G. en la zona de la vecinal Cancha de Remo, un sector del barrio villagalvense Soldado Alberto Aguirre ubicado a la altura del 2800 de la avenida homónima, jurisdicción de la subcomisaría 26ª.

Esas advertencia de los denunciantes no tardaron en materializarse en un hecho concreto. Ocurrió el 26 de junio del año pasado cuando Maximiliano L., de 27 años, fue baleado en el estómago cuando se encontraba parado en la esquina de Soldado Aguirre y Nahuel Huapi (ver aparte).

En ese contexto, el pasado 7 de abril se registraron nuevos hechos de amenazas calificadas contra la familia L. Entonces los investigadores del MPA decidieron aglutinar las quince denuncias en una sola carpeta judicial cuya pesquisa quedó a cargo de la fiscal de Investigación y Juicio Valeria Haurigot.

A partir del ataque a balazos contra Maximiliano, caso primero caratulado como intento de homicidio y luego recalificado como lesiones gravísimas, se acopiaron datos que permitieron dar cuenta de la impronta violenta de algunos integrantes de la familia G., uno de los cuales está prófugo de la Justicia luego de evadirse, junto a otros cinco presos, de la comisaría 26ª de Villa Gobernando Gálvez en noviembre del año pasado.

Allanamientos.

Con el objetivo de frenar la escalada de violencia y desactivar el conflicto, la fiscal Haurigot ordenó allanamientos en las viviendas de la familia denunciada y los procedimientos se realizaron el sábado por la mañana.

En uno de los domicilios se demoró a Federico G. un joven sin antecedentes penales que portaba un arma sin aptitud para el disparo, condición que se acreditó luego de practicada una pericia.

En otra vivienda allanada, ubicada en Nahuel Huapi al 2300, fue demorada una mujer de 34 años cuya identidad no fue informada por los voceros consultados y se secuestraron una escopeta Bersa calibre 28 y otra marca Magtech calibre 12 con culata y caño recortados. Además allí se incautó un rifle de aire comprimido y cajas con municiones de distintos calibres y dos teléfonos similares a los handies policiales.

En libertad

A las dos personas demoradas se les abrió una causa y serán imputadas, en libertad, por la portación de las armas, aunque eso depende de las pericias y el cotejo balístico respecto de otros hechos.

Mientras tanto, según indicaron a este diario fuentes judiciales, los investigadores creen que falta despejar algunas zonas grises que tiene el conflicto, por lo cual seguirán abocados a tratar de determinar si existieron denuncias previas de los G., en las cuales también ellos manifestaron ser víctimas de situaciones violentas ejercidas por la familia L.


El inicio de una violenta escalada

En el marco de los conflictos barriales que desembocan en hechos violentos en Villa Gobernador Gálvez, el 26 de junio de 2016 ocurrió uno que agudizó las diferencias. Ese día balearon en el abdomen a Maximiliano Ramiro L. un joven de 27 años que estaba parado en la esquina de su domicilio de Soldado Aguirre y Nahuel Huapi.

La víctima, recuperada de las heridas, integra a una familia que denuncia a los G. por hostigamiento y amenazas. Sin embargo, no se probó que hayan sido quienes atacaron a Maximiliano.


Comentarios