Policiales
Sábado 04 de Febrero de 2017

Al defendido por Cella ayer lo imputaron por tres asesinatos de los últimos siete meses

Nunca apretó el gatillo pero le atribuyen ordenar o participar de los hechos. En dos hubo confusiones y mataron a personas equivocadas.

La audiencia que concitó la mayor atención ayer fue la que implicaba la acusación contra el abogado Marcos Cella. Pero previamente hubo otra en donde se analizaban delitos previos conectados con la que tenía requerido al letrado. Allí se imputó a Rubén Ariel Segovia, alias Tubi, que es el defendido por Cella, por tres asesinatos ocurridos en los últimos siete meses. En ninguno apretó el gatillo pero los ordenó o fue partícipe necesario. Una peculiaridad estremecedora es que en dos de los crímenes las personas que murieron fueron confundidas. Perdieron la vida cuando sus agresores buscaban, en realidad, matar a otro.

El caso Lorena

El caso más fuerte que le endilgaron a Tubi, de 29 años, fue por haber sido autor ideológico del asesinato de Lorena Ojeda, la chica de 16 años a la que confundieron con su hermana Brisa Ojeda, quien era para los fiscales el blanco escogido y fallido del ataque. Este ataque es el que tiene una gravitación determinante en la causa del abogado. Para enmarcarlo fue necesario ventilar un incidente previo que ocurrió el 22 de junio del año pasado. Ese día atacaron a tiros a Jonathan Rosales, que murió, y a su pareja Brisa Ojeda, quien resultó herida. Por este incidente letal ayer el fiscal Ademar Bianchini imputó a Tubi Segovia como partícipe necesario dado que manejaba el auto desde donde partieron los balazos.

Brisa Ojeda declaró entonces que quien mató a su marido y le disparó a ella había sido un tal Zapatito y que el que conducía era Tubi Segovia de quien dijo era miembro de la barra de Newell's y vivía en Tablada. El 14 de diciembre pasado Tubi Segovia dialogó por celular con su abogado Cella y allí se enteró de que habría una rueda de reconocimiento donde Brisa debería identificarlo como autor del hecho en el que ella había sido herida y su pareja asesinada. Fue por ello que pidió la postergación de esa medida a fin de —según el fiscal Luis Schiappa Pietra— neutralizar a la testigo. La medida fue aplazada como quería Tubi y el 16 de diciembre mataron a Lorena Ojeda en su casa de Vera Mujica y Rueda. La confundieron, por su parecido, con su hermana Brisa.

Por la muerte de Rosales, entonces, Tubi fue imputado por el fiscal Bianchini como partícipe necesario de homicidio agravado por uso de arma de fuego. También por herir a su pareja Brisa de intento de homicidio agravado. En esa misma audiencia, que duraría tres horas, por el crimen de Lorena Ojeda el fiscal Schiappa Pietra imputó a Tubi como ideológo que tiene la misma pena que el ejecutor material. El juez Hernán López Quintana le dictó la prisión preventiva dandole de manera enfática la razón a la fiscalía y cuestionando los planteos de la defensa.

No era el blanco

Hubo imputaciones en la misma audiencia por otros atentados. Uno fue otro hecho increíble donde, una vez más, mataron a una persona confundiéndola con otra. Ocurrió hace dos meses, el 10 de noviembre, en la zona de Callao y Mister Ross. Allí le pegaron cinco tiros por error a Lisandro Javier Fleitas, al confundirlo con Lautaro "Lamparita" Funes, y le provocaron la muerte. A Tubi Segovia por este hecho el fiscal Schiappa Pietra lo imputó de autor intelectual.

El último capítulo considerado en la audiencia fue un caso ocurrido el 29 de noviembre último en el que encerraron en un departamento de Lamadrid 98 bis, amenazaron y le dispararon a la cara a Juan Saturnino Sequeira, a quien le robaron 150 pesos. Las escuchas telefónicas delatan que el autor de este hecho fue Fernando Andrés Andy Caminos, de 25 años, a quien ayer el fiscal Florentino Malaponte le imputó robo calificado y tentativa de homicidio calificado, dado que Sequeira sobrevivió al balazo. La comunicación interceptada delata como Caminos se comunica con Tubi Segovia y le cuenta que produjo el ataque. "Me parece que bajamos una palomita", le dice a Tubi. Frente a esto Tubi responde con una directiva: "Desháganse del cuerpo o déjenlo ahí y váyanse. Cualquier cosa que necesites me llamás". Es por esa llamada que el fiscal lo acusó de encubrimiento calificado.

Comentarios