Policiales
Sábado 18 de Febrero de 2017

Admiten hábeas corpus en favor de un menor perseguido por la policía

El juez penal Gustavo Salvador revocó la insólita resolución de primer orden dictada por su par Hebe Marcogliese e hizo lugar a un hábeas corpus preventivo interpuesto el 11 de noviembre de 2016 por el Ministerio Público de la Defensa de la provincia en favor de M.L., un adolescente de 14 años que sufrió amenazas a su libertad ambulatoria por parte de la policía.

El juez penal Gustavo Salvador revocó la insólita resolución de primer orden dictada por su par Hebe Marcogliese e hizo lugar a un hábeas corpus preventivo interpuesto el 11 de noviembre de 2016 por el Ministerio Público de la Defensa de la provincia en favor de M.L., un adolescente de 14 años que sufrió amenazas a su libertad ambulatoria por parte de la policía.

M.L. estuvo asistido por la defensora pública Nora Gaspire, la defensora pública adjunta Susana Brindisi y el secretario privado del Ministerio Público de la Defensa, Marcelo Marasca. También intervino el abogado Daniel Papalardo en representación de la Asesoría de Menores Nº 3 mientras que por el Ministerio Público de la Acusación tomó parte la fiscal Noelia Riccardi.

Gaspire recordó que el hábeas corpus se presentó por varios herchos. El primero ocurrió el mediodía del 5 de octubre del año pasado cuando el chico se encontraba con su padre en el centro recorriendo locales a fin de comprar unas zapatillas. Cuando salieron de un local fueron interceptados por dos policías que les exigieron identificarse. Como M.L. no llevaba DNI su padre se comunicó con la madre para requerirle los datos solicitados por los efectivos. Y cuando aportó el número de documento los policías le explicaron al joven que tenía pedido de captura y que por tal motivo debían llevarlo detenido a la comisaría 2ª. Luego de que su madre arribara a la seccional, los agentes liberaron al joven explicándole que había sido "una confusión" ya que existía otra persona con el mismo nombre que mantenía pedido de captura.

El segundo incidente ocurrió el 4 de noviembre cuando M.L. iba junto a otras personas a jugar un partido de fútbol en barrio Alberdi y un móvil policial detuvo el auto en el cual iba el joven. Todos sus ocupantes fueron detenidos y trasladados a la comisaría 32ª.

Siete horas más tarde, la madre de M.L. recibió una citación policial para retirar a su hijo de la seccional. Al arribar, los agentes le explicaron que no iba a poder llevarlo hasta que no llegue la sumariante y le dijeron que lo habían detenido por el pedido de captura que poseía una persona con el mismo nombre y apellido, aunque contaba con 30 años y una causa en la Justicia Federal.

Frente a esta situación, la Defensa Pública interpuso un hábeas corpus preventivo a fin de proteger la libertad ambulatoria de M.L. y evitar nuevos actos de persecución, amenazas, malos tratos y detenciones arbitrarias. Sin embargo la jueza Marcogliese rechazó de forma in limine ese pedido.

En ese sentido, Gaspire dijo ayer que dicha resolución violaba el derecho a ser oído ya que ni ellos ni el menor pudieron explayarse oralmente sobre la situación que vivía, y desestimaba arbitrariamente el recurso cuando había "una amenaza sobre el adolescente por un problema de falta de criterio policial, desidia e ignorancia de toda la policía de Santa Fe".

Finalmente Salvador hizo lugar al recurso para que M.L. "no vea restringida su libertad ambulatoria, salvo orden escrita de autoridad competente con el debido motivo que la origine" y solicitó que se comunique su resolución al jefe de policía y a la Oficina de Hábeas Corpus de la Unidad Regional II.

Comentarios