Policiales
Martes 08 de Agosto de 2017

Acusación a "la Cele", madre del clan Cantero

El sábado 1º de julio efectivos de la PFA detuvieron en su casa de barrio La Granada a Celestina Contreras, de 49 años, madre del asesinado ex líder de la banda Claudio Pájaro Cantero, requerida por una orden de captura en la causa denominada "Los Patrones" de 2015. En este trámite otro de sus hijos, Ariel Máximo "Guille" Cantero, está procesado como líder por dirigir desde la cárcel de Piñero a una banda que comercializaba cocaína, mediante teléfonos utilizados en el penal.

El sábado 1º de julio efectivos de la PFA detuvieron en su casa de barrio La Granada a Celestina Contreras, de 49 años, madre del asesinado ex líder de la banda Claudio Pájaro Cantero, requerida por una orden de captura en la causa denominada "Los Patrones" de 2015. En este trámite otro de sus hijos, Ariel Máximo "Guille" Cantero, está procesado como líder por dirigir desde la cárcel de Piñero a una banda que comercializaba cocaína, mediante teléfonos utilizados en el penal.

Bailaque procesó a Celestina como coautora del delito de tráfico de estupefacientes al analizar las evidencias de las escuchas de aquella causa penal. Durante la pesquisa, dice el juez, "se lograron comunicaciones mantenidas por Vanesa Barrios con su suegra, Patricia Celestina Contreras, en la que se acordaban cuestiones relativas al manejo de diversos puestos de venta de estupefacientes, entrega de alcaloides, precios de los mismos (...) así como se tomaban dcecisiones respecto dela solución de diversos problemas que podían producirse como resultado de esa actividad".

El juez federal también le dictó la prisión preventiva por el hecho de que la asume como integrante de una organización que opera en distintas zonas del país y a la que se le secuestraron estupefacientes en grandes cantidades. Y al hecho de que Contreras estuvo "más de un año y medio prófuga de la Justicia, estando en pleno conocimiento de este proceso en su contra".

La operación "Los patrones" se había iniciado en 2014 en la cárcel de Piñero. Allí, un teléfono de línea fue el medio para espiar y recolectar pruebas que llevaron a la Justicia para pedir y obtener las órdenes que desembocaron en allanamientos con 23 detenidos. Según los fiscales a cargo de la causa, desde esa cárcel Guille Cantero y Emanuel Chamorro se comunicaban con sus operadores para que la organización siguiera funcionando, y para ello tenían roles importantes sus esposas y otros familiares, entre ellas Vanesa Barrios, mujer de Guille.

Comentarios