Domingo 31 de

agosto de 2014

  • Ahora

    12 °C
  • LUNES

    Min. 13 °C Max. 23 °C

  • MARTES

    Min. 12 °C Max. 24 °C

Miércoles, 08 de mayo de 2013  01:00 | Policiales

Una chica de 16 años fue asesinada, descuartizada y arrojada a un pozo en Funes

Macabro hallazgo en un humilde barrio de Funes. Apresaron a un hermano del padrastro de la menor, que era madre de una beba y ya había denunciado al hombre por abusos.

 

Ingrato trabajo. Bomberos y policías tuvieron que sacar del pozo los 14 pedazos del cuerpo de la jovencita.

Por Leo Graciarena / La Capital

María Florencia Chanampa tenía 16 años y era madre de una pequeña beba. Vivía en una humilde casa del barrio Villa Elvira, en Funes, desde donde había desaparecido la mañana del lunes. Esa misma noche su madre hizo la denuncia por averiguación de paradero en la seccional 23ª y ayer por la mañana los pesquisas le dieron la peor de las noticias. El cadáver de la adolescente fue hallado desmembrado en 14 pedazos y en el pozo ciego de la vivienda de un tío político, en el mismo terreno donde ella vivía. El hombre, de 42 años y apodado Chicho, o El chileno, fue apresado y quedó a disposición del juez de Instrucción Javier Beltramone. Ante la policía habría reconocido ser el matador de la adolescente.

El detenido es hermano del padrastro de la víctima, trabaja como vigilador privado en una obra en construcción ubicada en inmediaciones de las rutas 9 y A-012 y, según coincidieron fuentes policiales y vecinos de la zona noroeste de Funes, tiene varias denuncias por abuso sexual. Una de ellas, al menos, por haber intentado abusar de Florencia cuando la nena tenía 8 o 9 años. Aquella denuncia también fue radicada en la comisaría 23ª de Funes, pero nada se hizo al respecto y tanto la víctima como el victimario residían en el mismo predio aunque en precarias habitaciones separadas.

En una construcción en "L" hecha por etapas, de material pero muy humilde, Flopy vivía con su hija de un año y medio. Es una tapera techada con chapas y nailon cuyo ingreso da a calle General Paz al 500. Su tío político, René El chileno S. residía en el fondo de ese predio. Y la madre de la muchacha, con su pareja y el resto de los hermanos, en una casita de material que tiene su ingreso por calle Esteban de Luca, al lado de una iglesia pentecostal.

Vivía con temor. "Flopy se quería ir porque tenía miedo que El chileno le hiciera algo a su beba. Pero no tenía a dónde ir. Quiso vivir con la madre, pero el padrastro la echó. Fue a acción social de la Municipalidad (Coordinación de Gestión Social) para pedir unas chapas y mirá lo que le dieron, unos ladrillos y nailon para cubrir el techo. ¿Sabés qué es lo que indigna? Que ahora aparece la asistente social y Flopy iba todos los días a manguear chapas y no se las daban. ¿Sabés que le decían? Vaya a trabajar que usted es joven. Y mirá donde terminó viviendo. En una casa al lado de la persona que ella denunció por abuso sexual", dijo masticando bronca una de las amigas de la piba asesinada mientras esperaba que los bomberos retiraran los pedazos del cuerpo del pozo ciego.

Todo empezó a conocerse cuando la madre de Flopy llegó del trabajo a su casa el lunes al mediodía y se topó con El chileno, su cuñado, quien le entregó a su pequeña nieta por arriba de un tapial. "Tu hija se fue a lo del novio y me dejó la nena", le dijo el hombre y le entregó la criatura. Pero a las 20 de ese mismo lunes, la mamá de Florencia fue a la comisaría 23ª y radicó una denuncia por averiguación del paradero de Florencia. Y como no hubo novedades en toda la noche, ayer a las 9.30 regresó a la seccional y relató que era muy raro que su hija desapareciera y que no se llevara el celular, aparato que quedó en su domicilio. Otro detalle que aportó la mujer a los pesquisas fue la sospecha contra su cuñado, basada en las antiguas denuncias por abuso que existían.

Macabro. Ante esos datos, los efectivos de la 23ª fueron hasta la casa de General Paz 587. Golpearon la puerta y los recibió El chileno, quien no tuvo problemas en dejarlos pasar. Los pesquisas vieron una moto tipo enduro sin su rueda trasera, algunas manchas de sangre en el piso, ropa lavada recién tendida en una soga y la mano izquierda del hombre con una lastimadura.

Mientras recorrían la finca, uno de los policías corrió un balde que cubría la boca del pozo ciego y se topó con una imagen truculenta: el cuerpo de Flopy trozado en pedazos. René S. fue sacado en patrullero del barrio y una vez en la comisaría confesó ante la policía.

El hombre habría relatado que tuvo una discusión con Florencia, que la golpeó y la mató. Y que luego trozó el cuerpo y lo arrojó por la boca del pozo negro, un cuadrado de 30 por 30 centímetros. De la casa los policías se llevaron un machete y un cuchillo serrucho, herramientas supuestamente utilizadas por el homicida.

"Vos lo veías a El chileno y era un tipo recontra normal. No tenía problemas con nadie y no daba el aspecto de ser un mal vecino", explicó un lugareño. Ahora René S. deberá darle explicaciones de sus actos al juez Beltramone. Si bien el acusado admitió su responsabilidad frente a los policías, esa declaración no tiene validez ante el juzgado de Instrucción.

certifica.com