Domingo 21 de

septiembre de 2014

  • Ahora

    14 °C
  • LUNES

    Min. 13 °C Max. 23 °C

  • MARTES

    Min. 06 °C Max. 18 °C

Martes, 12 de febrero de 2013  01:00 | Policiales

Para el juez, la novia del "Quemadito" era cobradora de narcos

La resolución judicial. El magistrado le adjudica ese rol y recuerda que hay escuchas telefónicas que implican a un barra brava de Newell's en el grupo y en esa actividad.

 

Sofía y Maxi. Una foto reciente de la joven detenida y su novio asesinado.

Por Hernán Lascano / La Capital

El juez de Instrucción Javier Beltramone estimó que Sofía L., la novia del asesinado Maximiliano "Quemadito" Rodríguez, integraba con él una asociación dedicada a comercializar drogas. "Era, y por citar una derivación menor, la encargada de cobrar la venta de drogas ilegales", indicó en la resolución que dictó el viernes pasado, donde consigna su determinación de remitir copias de lo actuado a un tribunal federal, competente para investigar delitos ligados al narcotráfico.

Sofía L, de 24 años, presenció el martes pasado la ejecución de un tiro en la cabeza de su novio, de 25, en Pellegrini y Corrientes, a metros del edificio donde ambos estaban viviendo hacía menos de un mes. El juez la convocó a declarar esa misma tarde de hace una semana como testigo. Pero al advertir que la joven eludía hacer los aportes necesarios para entender el crimen le imputó encubrimiento agravado del homicidio. Ordenó que quedara detenida desde entonces y hasta ahora.

Indicios. Lo que llevó al juez a la conclusión de que Sofía conoce en profundidad algo que calla es la documentación hallada en el departamento que Maxi y ella compartían en el piso 11 de Pellegrini 1425. Estos elementos indican, para el magistrado con elocuencia, que quienes allí estaban se dedicaban al comercio de drogas y otros delitos. Esa circunstancia sumada a la concreción de una ejecución de tipo mafioso convencieron a Beltramone de que este fue un homicidio distintivo del narcotráfico.

Las escuchas. El magistrado recordó en su resolución la existencia de unas copias de transcripciones de escuchas telefónicas, tomadas el 9 de diciembre de 2011, que ya están en poder de la Justicia federal.

"En ellas se ha establecido la vinculación directa, clara y palmaria entre Maximiliano Rodríguez y un tal Matías Pera, en orden a la fabricación, distribución y comercialización de estupefacientes", indica la resolución.

Matías Pera es un joven de 27 años que junto a Maxi Rodríguez integraron la barra brava de Newell's. En septiembre de 2010 ambos participaron de una violenta disputa en la tribuna para desplazar a Diego "Panadero" Ochoa como jefe de la hinchada rojinegra. Dos meses después Pera recibió cinco balazos por la espalda en la zona sudoeste de la ciudad.

El alevoso asesinato del "Quemadito" ante numerosos peatones, el hallazgo de documentación en la casa que compartía con Sofía y un desahogado tren de vida con ingresos de origen indemostrable implican para Beltramone un nudo de ilegalidad. "Estamos en presencia de criminalidad organizada y diversificada cuyo origen esencial y motivador es el narcotráfico".

A Maxi Rodríguez lo asesinaron el martes pasado. Al día siguiente fue allanado el departamento donde vivía con Sofía en una medida de la que participó el propio juez. Allí se encontraron un arma calibre 22 con cinco cartuchos intactos, documentación que "inequívocamente demuestra y muestra" que en dicho domicilio se comercializaban drogas y 1.455 pesos en billetes de muy baja denominación que avala la idea de actividad referida.

El juez señaló que los agentes inmobiliarios que actuaron como testigos revelaron, con papeles idóneos, que el departamento era de alquiler temporario por un costo de 5.700 pesos mensuales, más mil pesos de gastos de expensas. Un empleado de maestranza hizo saber que el Quemadito se movilizaba en un Chevrolet Astra nuevo.

Un año en prisión. Toda esa información agrupada demuestra para el juez que la vida de Maximiliano y su novia no se sustentaba en ingresos legales. "Debemos recordar que Rodríguez había estado en prisión preventiva un año y recuperado su libertad hace solo un mes y días, siendo que el mismo no poseía trabajo alguno conocido ni antes de su detención ni nunca lo tuvo después".

Como Sofía no dio ninguna precisión respecto a algo que debía saber por su intimidad con el Quemadito el juez mantuvo su estado de prisión. Transfirió las actuaciones al juzgado federal de turno en Oroño al 900 e invitó a su titular a mantener "una activa cooperación" a fin de lograr un mejor resultado en las investigaciones, dado que será un magistrado de aquella órbita el que tendrá que determinar si Sofía integra una organización ilícita dedicada al narcotráfico.

Beltramone sí la imputó en delitos presuntos que sí son de su competencia: encubrimiento agravado del homicidio de su novio, tenencia ilegal de arma de uso civil condicional y participación necesaria de una banda dedicada a cometer delitos indeterminados.

Singularidad de una ejecución

La ampulosidad del crimen de Maximiliano Rodríguez del martes pasado fue para el juez un evento distintivo de la actividad narco. “Dada su forma de ejecución, lugar y hora en pleno microcentro, contando con logística (vehículos y tecnología), planificación preparación y organización, hechos estos que exceden el mero marco de un móvil personal, y en donde el sustrato final es siempre la organización criminal en base al narcotráfico”.

certifica.com