Edición Impresa
Viernes 12 de Agosto de 2011

Políticos de vacaciones

El socialista K Oscar González, secretario de Relaciones Parlamentarias del gobierno nacional, se mostró sorprendido “por la irrefrenable vocación turística de algunos dirigentes políticos que, con tal de no participar de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias, estarán este domingo en diversos destinos del jet set”.

El socialista K Oscar González, secretario de Relaciones Parlamentarias del gobierno nacional, se mostró sorprendido “por la irrefrenable vocación turística de algunos dirigentes políticos que, con tal de no participar de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias, estarán este domingo en diversos destinos del jet set”. “Es al parecer el caso de Carlos Reutemann, que disfruta de la playa y los shoppings en Miami; de José Manuel de la Sota, que partió rumbo a Brasil; y de Mauricio Macri, que no se quiso perder la temporada estival europea”, sostuvo el funcionario.

Luli Salazar recibió un llamado de su ex

El que se va sin que lo echen vuelve sin que lo llamen. Eso habrá pensado Luciana Salazar cuando al atender el teléfono escuchó la voz de su ex, Martín Redrado, con quien tuvo una relación que duró 16 días. Pero no, sólo se trataba de propaganda política ya que el ex presidente del Banco Central se postula para primer diputado por el Frente Popular. A pesar de esto, la blonda explotó igual y lo hizo por Twitter como acostumbra. “Ah bueno, lo que me faltaba… recién me suena el teléfono de mi casa y ¿quién era? El que se imaginan, hablándome de su campaña”, se quejó. La modelo igual no pudo más que preguntarse: “¿Por qué a mí? Podrían haber sacado mi número de la lista”.

Mails privados en internet

La Justicia federal prohibió finalmente la difusión de mails privados de funcionarios del gobierno que se habían filtrado a través del sitio Leakymails, en su página de internet y en su blog. Mediante una medida cautelar ordenó a la Comisión Nacional de Comunicaciones el bloqueo de los citados sitios de internet. La difusión de los mensajes afectaba a figuras del ambiente político, judicial y periodístico, entre los que se encontraban la propia ministra de Seguridad, Nilda Garré; el canciller, Héctor Timerman; y el vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, entre otros.

Comentarios