la_region
Jueves 28 de Julio de 2016

Polémico desplazamiento de una titular de la Ansés

Sacaron a la jefa de la delegación de Casilda, que ejercía el cargo desde hacía 25 años y ahora es ocupado por un funcionario político

Un fuerte malestar generó en Casilda el sorpresivo y arbitrario desplazamiento de la jefa de la delegación local de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Jaquelina Farjat, quien debió dejar el cargo que venía ejerciendo desde hacía 25 años para ser ocupado por una militante del PRO.

El descontento fue tal que hasta un grupo de afiliados a la fuerza que lidera el presidente Mauricio Macri repudió lo sucedido al sostener que "este tipo de prácticas son las que hay que desterrar definitivamente si pregonamos que representamos un cambio en la forma de hacer política".

El rechazo a la medida fue aún mayor porque afectó a una empleada de probada idoneidad en la función que desempeñó durante más de dos décadas y ahora quedó en manos de una casildense sin antecedentes en el organismo. Se trata de Beatriz Brandoni, quien integró la nómina de candidatos a concejal que presentó el PRO.

"Esta es una decisión puramente política que atenta contra la carrera administrativa y la trayectoria de una trabajadora que merece nuestro absoluto respaldo", dijo ayer a LaCapital la referente gremial santafesina de la Asociación del Personal de los Organismos de Previsión Social , María del Carmen Méndez. El gremio ya planteó su rechazo ante las autoridades del organismo.

En tanto desde el Centro de Jubilados y Pensionados Nacionales de Casilda también repudiaron la decisión y reclamaron por la restitución del cargo. "Estas cosas no pueden pasar y lo lógica sería que se revea la medida ya que es una trabajadora eficiente y de ninguna manera merecía ser desplazada", sostuvo el titular de la institución, Reinaldo Corvaro.

Fuentes inobjetables consultadas por este medio indicaron que Farjat se enteró de su remoción el 6 de este mes por un llamado telefónico realizado por un alto funcionario de la Ansés Rosario, que días más tarde le entregó la resolución admitiendo que era "cuestión política que no podía evitar pese a no estar de acuerdo".

Claro que al consumarse el hecho la noticia corrió como reguero de pólvora en la ciudad, generando reacciones de reprobación y muestras de respaldo hacia la trabajadora, especialmente de jubilados.

Comentarios