Edición Impresa
Miércoles 10 de Septiembre de 2014

Polémica por los juicios laborales

De habitual perfil bajo, el ministro de Trabajo de la provincia salió sin embargo ayer a desmentir a un dirigente de la Federación de Industriales de Santa Fe (Fisfe).

De habitual perfil bajo, el ministro de Trabajo de la provincia salió sin embargo ayer a desmentir a un dirigente de la Federación de Industriales de Santa Fe (Fisfe). Se trata de Juan Carlos Basso, quien había afirmado que la litigiosidad laboral en la provincia aumentó considerablemente desde que el gobierno santafesino impulsó los comités mixtos de seguridad e higiene en las empresas. “Ahora hay el doble de juicios laborales”, aseguró. Pero Julio Genesini lo desmintió: “En general los comités contribuyeron a disminuir los riesgos y eso obviamente tiene que impactar en la menor cantidad de accidentes laborales”. Según el ministro, ahora hay un “amesetamiento” de los juicios laborales y no un aumento, como aseguró Basso.

La belleza busca a la belleza

La seductora esposa de Lionel Messi, Antonella Roccuzzo, es muy amiga de la mujer de Cesc Fabregas, la hermosa Daniella Seeman. Sin embargo, desde que Cesc  fue transferido al Chelsea de Mourinho el vínculo se interrumpió debido a la distancia. Pero el último fin de semana no hubo  fútbol en el Viejo Continente y entonces Antonella aprovechó para pasear. Primero fue a verla a Daniella a Inglaterra junto a Thiago, el hijo de Leo. Luego las dos volaron a Milan, en donde Messi estuvo para una visita a Dolce & Gabbana, la marca que lo viste. Las fotos publicadas en Instagram muestran a las dos beldades juntas, sonrientes y afectuosas.

El valor del diálogo

El periodista de vacaciones vagaba por las seductoras callecitas de Palermo, en la macrista Capital Federal, y tras largo rato de caminata bajo los árboles y contemplación de vidrieras de librerías entró a un barcito en busca de un café reparador. Eligió una mesa discreta, semioculta en el fondo del local, pidió un cortado cargado y mientras miraba a una pareja de jóvenes que debatía animadamente sus ojos, de pronto, tropezaron con el cartel. “No tenemos wi-fi, hablen entre ustedes”, disparaba, lacónico, desde un lugar bien visible. El periodista, perplejo, volvió a mirar a la parejita, que continuaba su diálogo. E imperceptiblemente, sonrió.

Comentarios