La ciudad
Miércoles 26 de Octubre de 2016

Polémica por la construcción de una gran torre en barrio Martin

El PRO se niega a apoyar un edificio de 100 departamentos porque la zona está colapsada en materia energética. Pero los estudios lo avalan.

Una fuerte polémica se generó ayer en el Concejo en torno a una gran torre que se proyecta construir en barrio Martin. El PRO se negó a convalidar el convenio edilicio suscripto entre el Ejecutivo y la Cooperativa de Vivienda Rosario para construir 100 departamentos en 3 de febrero al 400 porque la zona "está colapsada en materia energética y en verano abundan los cortes de luz". Sin embargo, el proyecto cuenta con todos los avales para edificar de parte de las empresas de servicios públicos (Litoral Gas, Aguas Santafesinas y Empresa Provincial de la Energía) y varios ediles advirtieron que no hay margen para rechazarlo.

El expediente en cuestión se trató ayer nuevamente en la comisión de Gobierno. Y volvió a poner sobre la mesa la discusión en torno a la sustentabilidad de nuevas grandes construcciones en Rosario respecto a los servicios públicos básicos.

Se trata de un mensaje del Ejecutivo que incluye un convenio edilicio firmado con la Cooperativa de Vivienda Rosario para construir una torre de 54 metros, 100 departamentos y 50 cocheras en 3 de Febrero 436.

El PRO, a través de los concejales Carlos Cardozo y Gabriel Chumpitaz, reiteró su negativa a convalidar la iniciativa. "Es una zona de la ciudad que está colapsada en materia energética. En el verano los vecinos han pasado hasta 72 horas sin luz", alertaron.

En diálogo con LaCapital, Cardozo reconoció que en el texto remitido por la Intendencia "están todos los avales técnicos para autorizar la obra, pero igualmente nos parece oportuno y pertinente discutir sobre la viabilidad de este tipo de torres, que tendrán un fuerte impacto inmediato".

Luego, Cardozo agregó: "No se trata sólo de avalar emprendimientos, hay que ver si tienen los servicios para recibir gente que después los va a habitar. Sin ir más lejos, hay un hotel, frente al casino, que hace años está terminado y no puede funcionar por falta de gas", ejemplificó.

Endeble. El titular de la comisión de Gobierno, el concejal radical Jorge Boasso, salió al cruce del planteo del macrismo. "Es una postura endeble, que no tiene ningún tipo de respaldo. No se puede rechazar un proyecto inmobiliario sólo en base a hipótesis cuando todos los estudios técnicos lo avalan", lanzó.

Boasso remarcó que el expediente "ingresó hace meses y está todo en regla. Tiene los avales de las empresas de servicios públicos, el estudio de impacto ambiental. Está todo en regla. Si el Concejo lo rechaza, es probable que se le haga un juicio a la Municipalidad", alertó.

El edil radical fue más allá y señaló: "Si lo que se quiere es discutir sobre el modelo de ciudad, la sustentabilidad de nuevas construcciones, no me niego a dar ese debate. Es más, creo que estamos excediéndonos en las edificaciones. Pero seamos serios, revisemos las normas en todo caso, pero no se puede rechazar en base a un relato hipotético".

El concejal de la UCR recordó que la norma que regula los convenios edilicios especiales "fue sancionada hace años tras una dura batalla que dimos varios concejales, que objetábamos la forma en que cerraba los acuerdos el Ejecutivo con los desarrolladores, en un despacho, sin reglas claras. Ahora que la norma está vigente, hay que cumplirla".

Ayer, cuando se discutió el asunto en Gobierno, faltaba un voto para darle dictamen y habilitar su tratamiento en el recinto. Al voto a favor de Boasso se sumó el socialista Horacio Ghirardi y el radical frentista Martín Rosúa. En contra se expresaron los ediles del PRO. Y el justicialista Eduardo Toniolli pidió una semana más para estudiar el asunto, revisar las posiciones en pugna y definir su voto.

Comentarios