Información Gral
Martes 30 de Agosto de 2016

Polémica por el libro de una legisladora del PRO que estigmatiza a las mucamas

Mercedes de las Casas sostiene en su obra que "no siempre la mucama posee gran capacidad de recepción y memorización"

La legisladora porteña del PRO Mercedes de las Casas quedó envuelta en un escándalo por la difusión de un libro de su autoría, escrito hace nueve años, con claros contenidos estigmatizantes y discriminatorios hacia las trabajadoras de casas particulares, titulado "Cómo conseguir una mucama y no perderla en siete días".

En una entrevista publicada por el diario Tiempo Argentino, la diputada habla de "Cómo conseguir una mucama y no perderla en siete días", el libro escribió junto a su madre Gloria. Ambas son las fundadoras de una institución que bautizaron como Centro de Capacitación de Personal Doméstico y escribieron el texto en forma de guía.

En el libro, no tienen resquemores en indicar que las mujeres que solicitan trabajo como empleadas domésticas "son, por lo general, seres muy humildes y carentes de instrucción" y que "no siempre la mucama posee gran capacidad de recepción y memorización".

"Recordemos que es muy agradable sentir olor a fresco y limpio de la persona que nos sirve el desayuno", remarca en otro pasaje el volumen, que también insta al uso de uniforme por parte del personal de limpieza y a no brindar adelantos de sueldo. "Terreno cedido es terreno perdido", advierte.

El prólogo, además, detalla la sorpresa de una de las autoras cuando notó que la recepcionista de un hotel de Nueva York manejaba múltiples idiomas y tenía conocimientos de computación, contabilidad, protocolo y liderazgo. "Admirada ante la cantidad de caminos que tiene el trabajo de mucama, reflexioné sobre cuán ignorante había sido al pensar que ese oficio se limitaba a limpiar", expresa.

Paradójicamente, entre las comisiones que actualmente integra De las Casas en la Legislatura porteña se encuentra la de Antidiscriminación. Previamente, trabajó en el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, luego fue asesora de Cristian Ritondo y también se desempeñó como directora general de Patrimonio.

Como parte de su labor presentó proyectos para nombrar como huéspedes de honor a Laura Pausini, Tom Jones, Mariah Carey y Pimpinella, y para brindarle el título de personalidad destacada a Adriana Szusterman, quien popularizó al personaje infantil Sapo Pepe.

Su defensa. En su defensa, de las Casas sostuvo que la sacaron de contexto y que el libro fue prácticamente escrito por su madre.

El diario Tiempo Argentino publicó fragmentos del libro de la legisladora y se comunicó con ella. "Son lecturas que se pueden hacer. Por ahí se puede decir: «Esta es una gorila que hace un libro sobre mucamas». Pero eso es sacarlo de contexto", se defendió de las Casas sobre su obra.

De las Casas agregó: "En realidad, el libro lo escribió mi madre. Y eso fue ya hace mucho tiempo". A pesar de esto, en la portada aparece el nombre a ambas.

Confesó durante la entrevista que escribió sólo uno de los capítulos del libro, pero no se acuerda cuál. "Me enfoqué en temas del uniforme, darles pautas a ellas para que valoren el trabajo que están haciendo", se defendió.

Además, la legisladora habló sobre cómo surgió la idea, recordando que hace más de una década comandaba un centro de capacitación para personal doméstico llamado Mastermaid. "Era un momento difícil, veníamos de la crisis de 2001. Crecí con la empresa, di 1100 puestos de trabajo por la capacitación", sostuvo.

"Las profesiones más dignas llevan su uniforme con orgullo: azafatas, enfermeras, policías", explicó sobre su concepto del libro y puso de ejemplo a la empleada que trabaja en su casa y cuida a sus hijos: "Lina, que es la persona más importante de la casa, sola se pone el uniforme porque se tira a jugar con los chicos al piso. Ella es mi compañera".

Para finalizar, de las Casas fue consultada por la ley que reglamentó el trabajo para el personal doméstico y contestó: "Ni Perón sacó una ley para ellas. Me parece que hemos evolucionado. Ya no hay cuartos de servicio, que eran vergonzosos. Si Lina se tiene que quedar a dormir, tiene el mejor cuarto". "Que duerma en mi cama, no me importa. Cuida a mis hijos, que son lo más importante", se defendió.

Hilarante. Ya en 2007, una reseña del suplemento Radar, en el diario Página 12, definía a dicho texto como "un escalofriante (o hilarante) manifiesto de darwinismo social, etnocentrismo y racismo intelectual sin culpas".

Ayer, la ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, habló del tema, luego de la repercusión y las críticas a la legisladora macrista. "No lo leí, me enteré por titulares. A Mercedes no la conozco, pero no es una mirada compartida por el espacio, puede ser una apreciación personal", afirmó en diálogo con AM 950 Radio Belgrano.

Comentarios