Información Gral
Miércoles 06 de Julio de 2016

Podrá donarle un riñón a su hermano a pesar de tener síndrome de Down

Un juez había rechazado su pedido, pero el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos avaló la donación. Dura batalla legal.

Un hombre que tiene síndrome de Down fue avalado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación para donarle un riñón a su hermano, que padece una enfermedad renal, pese a que la Justicia mendocina no lo había autorizado.

Según detalla el médico Alfredo Gandur, de 63 años, quien necesita el trasplante de riñón de su hermano Jorge, de 60, a pesar de la resistencia del juez Osvaldo Daniel Cobo, del Juzgado en lo Civil, Comercial y Minas Nº 4, y luego de estudios médicos favorables de la Universidad Nacional de Cuyo y de histocompatibilidad, hubo un informe judicial psiquiátrico que demoró aún más todo.

De acuerdo a lo que explicó Alfredo Gandur, el primer test fue "muy general", razón por la cual el juez pidió una ampliación, que fue hecha por dos psicólogas -la médica psiquiatra estaba enferma- y reportó resultados negativos. "El informe dice que Jorge desconoce qué es una donación. Pero el problema es que lo hicieron en cinco minutos, a las apuradas, fuera de ambiente y contexto; por eso hemos pedido al juez por escrito que se vuelva a realizar por la misma médica inicial", reclamó el médico.

Hace dos años la salud comenzó a jugarle una mala pasada a Alfredo, que debió apartarse de su cargo de titular del servicio de Inmunología Clínica y Alergia del Hospital Central, el principal de la provincia. Paradójicamente, fue el primer médico que trabajó en estudios de histocompatibilidad desde 1982, luego de especializarse en Francia, y que colaboró con los equipos de trasplantes, por lo que conoce de cerca todos los retrocesos y avances que hubo en la materia.

En 2007, la poliquistosis renal detectada estaba avanzando sobre su cuerpo, por lo que tuvo que someterse a tratamiento de diálisis. Sabe que no hay cura a su afección. "Me deterioro día a día; la diálisis es un tratamiento de sostén. Si el juez fuera nefrólogo, sabría que la diálisis es un puente hacia el trasplante. Hoy estoy hablando y mañana estoy en una aviso fúnebre", dijo a la prensa el médico, que debe realizarse cuatro diálisis peritoneales por día.

Rechazo judicial. El Juzgado en lo Civil y Comercial Nº 4 de Mendoza había rechazado, en primera instancia, a Jorge Gandur la posibilidad de donarle un riñón a su hermano Alfredo, al entender que no cumplía con el requisito jurídico de ser capaz.

El equipo interdisciplinario del Programa Nacional de Asistencia para las Personas con Discapacidad en sus Relaciones con la Administración de Justicia (Adajus) viajó a Mendoza y, luego de reunirse con Jorge Gandur, realizó un informe que entregó al juzgado en el que se afirma que el hombre "puede comprender el alcance de la ablación de uno de sus riñones". Los expertos del ministerio, en su escrito, sostienen que Jorge Gandur "brinda respuestas acordes a lo preguntado, se encuentra orientado en tiempo y espacio, puede discernir entre realidad y fantasía, y expresa de manera clara sus sentimientos, como así las cosas que le gustan y las que no". "A fin de garantizar el acceso a la Justicia y el igual reconocimiento como persona ante la ley, el equipo de Adajus implementó los ajustes y apoyos necesarios para que Gandur pueda gozar del pleno ejercicio de sus derechos", informó el ministerio a través de un comunicado. El nuevo Código Civil y Comercial establece que el Estado asegurará que las personas con discapacidad tengan acceso a la Justicia en igualdad de condiciones con las demás, incluso mediante ajustes de procedimientos adecuados a la edad. Asimismo, la Argentina cumple con los preceptos de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (Cdpcd), aprobada por la ley 26.378 y ratificada por la Argentina en septiembre de 2008, y la ley 27.044 que otorgó jerarquía constitucional a la Convención.

Comentarios