El Mundo
Viernes 10 de Junio de 2016

Podemos supera al PSOE y ya es el segundo partido de España

El último sondeo nacional ubica al partido de Iglesias sólo por detrás del PP y bien por delante del socialismo. Se vota el 26 de junio

Podemos se ha convertido en la segunda fuerza política de España, en el arranque de la campaña para las elecciones generales del 26 de junio. Un sondeo nacional, considerado el más importante y respetado del país, indica que Podemos, en coalición con los ex comunistas de Izquierda Unida, suman 25,6 por ciento de voluntades de voto, bien por delante del socialista PSOE, relegado a un 21,2 por ciento. El oficialista PP sigue primero, con 29,2 por ciento. Estas elecciones adelantadas se convocan porque luego de las del 20 de diciembre pasado, por primera vez en casi 40 años de democracia ningún partido logró formar gobierno. Y más allá de la novedad del segundo puesto de Podemos, parece que el resultado bloqueado se repetirá el 26 de junio.

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS, estatal), que realiza la encuesta electoral más importante del país, confirmó lo que desde hace unos días adelantaban los institutos demoscópicos privados: el partido de Pablo Iglesias supera ya en intención de voto al Partido Socialista (PSOE). Gracias a la alianza electoral que ha forjado junto a Izquierda Unida (IU) bajo el nombre de Unidos Podemos y a la suma de los partidos regionales de izquierda con los que ya confluyó en los comicios de diciembre, Podemos logra un vuelco en el panorama preelectoral. Por primera vez desde las primeras elecciones democráticas, en 1977, el PSOE, un partido centenario, dejaría de ser la referencia de la izquierda, relegado por una formación con poco más de dos años de historia. Ese escenario supondría con mucha probabilidad el fin político de Pedro Sánchez, muy cuestionado internamente desde que asumió el liderazgo del PSOE en 2014.

El CIS otorga a Unidos Podemos un apoyo del 25,6 por ciento, que se traduciría en entre 88 y 92 de los 350 diputados del Congreso, justo por detrás del PP de Rajoy, con un respaldo del 29,2 por ciento y entre 118 y 121 escaños. Los socialistas obtendrían un 21,2 por ciento (78-80) y los liberales de Ciudadanos, la otra formación nueva, lograrían un 14,6 por ciento de apoyo (38-39).Respecto a las elecciones de diciembre, todos caen en diputados excepto Podemos. El PP, aunque pierde escaños por el sistema electoral español, aumenta en cinco décimas el respaldo en votos. El voto castigo contra el PP por la corrupción y los ajustes se ha desdibujado, creen los analistas.

Esta es la foto de la línea de salida para las elecciones. Ayer se lanzó de manera oficial la breve campaña electoral. Ahora hay por delante dos semanas de reñida puja para mejorar posiciones. Un tercio de los votantes no tiene decidida su opción. Muerto el bipartidismo en los comicios de diciembre, ser el más votado no garantizará ya el gobierno el 26 de junio, en la que los expertos vaticinan una caída de la participación por el hartazgo ciudadano. La gran incógnita en el horizonte es pues quién pactará con quién tras los comicios para formar el Gobierno que antes no se logró armar.

Rajoy e Iglesias son los protagonistas del comienzo de una campaña polarizada en la que opacan al socialista Pedro Sánchez y al líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

Rajoy intenta combinar la seriedad del cargo de presidente, que desde diciembre ejerce "en funciones", con una cercanía con la gente impensable durante años. Iglesias se presenta como abanderado de una "nueva socialdemocracia", intentando ocultar su imagen populista e izquierdista radical que asusta a los que temen un gobierno a la griega (Syriza), o mucho peor aún, a la venezolana. Los líderes de Podemos mantuvieron vínculos oficiales y por varios años con el fallecido Hugo Chávez.

Comentarios