Edición Impresa
Jueves 22 de Enero de 2015

Pocos mozos en Rock and Feller’s

Una situación por demás particular se viene dando en los últimos días en el flamante bar del Shopping Alto Rosario.

Una situación por demás particular se viene dando en los últimos días en el flamante bar del Shopping Alto Rosario. Por demás existoso, el emprendimiento siempre está completo y la gente espera un tiempo importante, sobre todo los fines de semana, para conseguir una mesa. Sin embargo, hace unas noches lo que sobraban eran mesas, afuera y adentro del local, pero inentendiblemente había cola y gente esperando ser llamada. Ante la pregunta de algunos clientes sobre lo extraño de la situación, se le confió que Rock and Feller’s no quería ocupar todas las mesas porque había pocos mozos para atenderlas, lo que se comprobó cierto por la demorada atención de esa noche. ¿Faltan jóvenes que quieran trabajar de mozo en Rosario o es una estrategia empresarial para reducir costos?

Un Registro que atrasa un siglo

Transferir un auto o cualquier otro trámite que sea necesaria la participación del Registro Automotor es sumergirse en una burocracia interminable y con tecnología de un siglo atrás. En el caso de un Registro céntrico, sobre calle Rioja (seguramente todos son iguales) todavía se utiliza el carbónico para hacer copias de los formularios, se los completa a mano y si se detecta algún error se emplea tinta blanca (liquid paper) para enmendar el texto. Además de eso, el local ofrece una salita para completar los formularios que tiene una luz tan tenue que casi es imposible tener una visión aceptable para escribir correctamente. Ingresar en un registro automotor implica una sensación de atraso tecnológico y burocracia propia del siglo pasado. Inentendible cuando, por ejemplo, para obtener una licencia de conductor se demora menos de una hora, el DNI o pasaporte se tramita en pocos días y en el momento si es de urgencia y tantos otros trámites municipales y provinciales se realiazan a través de Internet. ¿Ningún funcionario se ha dado una vuelta últimamente por algún registro automor de la ciudad? Es una experiencia inigualable y digna de museo. Eso sí, un simple trámite puede costar más de 400 pesos, una tarifa sí adecuada a estos tiempos modernos.  

Comentarios