Edición Impresa
Lunes 17 de Enero de 2011

Pobres campañas

Comenzó el 2011, año en el que habrá cuatro elecciones en Santa Fe, y las campañas publicitarias políticas ya comenzaron a circular. La existencia de muchos candidatos complejiza la diferenciación de un postulante con respecto al resto, y esto debería conducir a buscar campañas más creativas, ingeniosas, algo que en Santa Fe por lo visto hasta ahora escasea. Incluso, ahora se acusan unos a otros de robarse ideas...  

Comenzó el 2011, año en el que habrá cuatro elecciones en Santa Fe, y las campañas publicitarias políticas ya comenzaron a circular. La existencia de muchos candidatos complejiza la diferenciación de un postulante con respecto al resto, y esto debería conducir a buscar campañas más creativas, ingeniosas, algo que en Santa Fe por lo visto hasta ahora escasea. Incluso, ahora se acusan unos a otros de robarse ideas.

Candidatos de saco y corbata, sonriendo, con un eslogan generalmente obvio, confuso o poco feliz, esa parece ser la tónica de las publicidades que asomaron estos primeros días del 2011.

Antonio Bonfatti: Binner tiene su candidato a gobernador, y está dispuesto a imponerlo cueste lo que cueste en la interna del socialismo y del Frente Progresista. El primer afiche de campaña del actual ministro de Gobierno provincial está actualmente en las calles de Rosario, y lo muestra de saco y corbata, sonriente y con el eslogan “Binner + Bonfatti, el cambio continúa”. El objetivo de transferir los votos de Binner a Bonfatti es obvio, aunque la operación matemática planteada estaría verdaderamente completa si se formulara de la siguiente manera: Binner + Bonfatti – Giustiniani = …, una cuenta difícil de resolver por estas horas.

Mario Barletta: el intendente de Santa Fe también está dispuesto a pelear por la candidatura a gobernador dentro del Frente Progresista, y curiosamente aparece en los afiches junto a la imagen de Binner. El eslogan que acompaña a ambos mandatarios, vestidos de saco y corbata, sostiene: “Pongamos lo mejor de nosotros: Barletta a la provincia, Binner a la Nación”. Todo bien, pero muy confuso políticamente ya que usufructúa la imagen de Binner, quien justamente quiere que Bonfatti sea el futuro gobernador, y no un radical.

Rubén Giustiniani: Si bien el rival de Binner en la interna socialista aún no lanzó oficialmente su candidatura a gobernador, ya hay afiches de campaña camuflados que reproducen la tapa de la revista Parlamentario, que lo eligió “el mejor senador nacional de 2010”. Si quiere ser gobenador, el mensaje de Giustiniani debería comenzar a centrarse en la temática provincial: educación, seguridad, obras públicas...

Oscar Cachi Martínez: Este dirigente santafesino peronista, que en las últimas elecciones fue por afuera de su partido, también pretende ser gobernador, y a tal fin empapeló Rosario, ciudad donde es casi desconocido, con dos afiches que difícilmente le sumen algo. En uno aparece muy acartonado, serio, cargado de texto y sobre algunas letras hay gorros de Papá Noel (¿?): “Los que somos 100% santafesinos trabajaremos intensamente para que el 2011 sea un gran año para todos”. El otro afiche reza: “Estudiamos la provincia e investigamos las ciudades más importantes. Publicamos 5 libros donde planteamos propuestas para transformar la provincia”. De estas publicidades surgen preguntas: ¿qué es ser 100% santafesino? ¿los rosarinos lo somos, o sólo los habitantes de las ciudad de Santa Fe? ¿Y las ciudades de la provincia que no son “importantes” no las estudió? ¿Qué más da si un candidato publicó uno, dos o cien libros, cuando el mérito puede estar sólo limitado a tener el dinero para editarlo?

Omar Perotti: Pero si hay un precandidato que sobresalió en el arranque de la campaña ese ha sido Omar Perotti. Y no precisamente por lo inteligente de su publicidad, sino por la ligereza con la que aborda las temáticas. ¿Quién es su publicista? ¿Cobra por hacer este “trabajo”? El intendente de Rafaela, cuya gestión ha merecido elogios, debería buscar una estrategia más efectiva e inteligente de proyectar su imagen al resto de la provincia.. En uno de los spots televisivos aparece junto a la figura de Binner de un lado y a Robocop del otro, bajo el eslogan “ni mano blanda ni mano dura, mano justa (¿?)”. En otra pieza publicitaria de TV se lo ve junto a una mesa repleta de pastillas y bolsas con polvo blanco que hacen ver como si fuera cocaína. Asi, Perotti afirma: “Buenos tiempos vendrán cuando la droga no esté más”, y seguidamente tira al piso toda la “droga” que hay en la mesa. Y en el tercer spot el intendente de Rafaela dice: “Buenos tiempos vendrán cuando no falte trabajo”, tras lo cual se abraza con un obrero. Todo muy patético. En verdad, parece una parodia de la publicidad política.

La campaña política no es sólo una cuestión de dinero, sino también de creatividad. Por eso, los políticos deberían ser más exigentes con sus asesores de comunicación y publicistas.

Comentarios