Edición Impresa
Martes 13 de Enero de 2009

Plegaria en enero

Que la alegría siga siendo parte de nuestra vida. Que el vino siga siendo el fuego de las noches. Que tu nombre siga siendo mi esperanza. Que el futuro esté presente en los sueños. Que el pasado nunca sea olvidado. Que siga habiendo jacarandaes en flor en las veredas.

Que la alegría siga siendo parte de nuestra vida.
Que el vino siga siendo el fuego de las noches.
Que tu nombre siga siendo mi esperanza.
Que el futuro esté presente en los sueños.
Que el pasado nunca sea olvidado.
Que siga habiendo jacarandaes en flor en las veredas.
Que la ciudad nos abrace.
Que tu cuerpo duerma con el mío.
Que vuelva la primavera. (Y esta vez se quede).
Que vayamos de la mano los que aún tenemos las manos abiertas.
Que la espuma del mate jamás decaiga.
Que no nos traicionen las palabras.
Que los errores nos permitan seguir.
Que la libertad sea concreta, sea ahora y ya.
Que haya trabajo. (Y que no haya hambre).
Que los viajes sigan siendo una aventura y las casas un refugio.
Que los hijos sean nuestros hijos.
Que la poesía brille en la mirada de los vivos porque fue el porvenir de los muertos.
Que entremos otra vez a un cine de barrio a ver Melody.
Que podamos decir de nuevo país, revolución, ternura.
Que bailes conmigo y te rías de mí (por cómo bailo).
Que las montañas sigan siendo silenciosas y compañeras y el mar la inmensa intemperie redentora.
Que entendamos para siempre quiénes son amigos y quiénes nunca lo fueron (ni lo serán).
Que la música nos lleve con ella.
Que me mires al despertar y me des un beso.

Comentarios