Edición Impresa
Jueves 01 de Octubre de 2015

Pilotos de tormenta: los nuevos gerentes

Cuáles son los requisitos para ser gerente en Rosario. Qué les piden las organizaciones a sus directivos. El perfil autoritario no va más y se valoran la tendencia a la innovación y la capacidad de escucha.

En un contexto complejo, donde la mayoría de las empresas no paga buenos salarios y la oferta de empleo es escasa, tres consultores en recursos humanos revelaron cuál es el perfil que se busca hoy para los puestos jerárquicos. Ante todo, aseguraron que ya no funciona el gerente autoritario. Quien esté hoy al mando debe saber escuchar, motivar a los empleados y trabajar colaborativamente con los demás. La flexibilidad es una cualidad clave.
  En Rosario conviven dos realidades. Por un lado las multinacionales buscan jóvenes profesionales que puedan hacer carrera en las empresas y convertirse en futuros directivos. Pero las pequeñas y medianas empresas requieren personas de más edad (entre 40 y 50 años) que tengan experiencia en la resolución de conflictos.
  Idoneidad y liderazgo son piezas fundamentales para cualquier puesto directivo, pero además, ahora se pide que el gerente tenga la capacidad de escuchar y de comunicarse con su gente.
  Ricardo González trabajó como gerente de recursos humanos de muchas empresas, entre ellas Unilever. Actualmente es el director del centro de gestión humana de la escuela de negocios de la Fundación Libertad y se dedica a la búsqueda de puestos directivos para empresas. Dijo a Más que en Rosario y alrededores hay una incesante búsqueda de estas posiciones. “El problema es que los sueldos no son atractivos (las personas desean ganar un 30% más de lo que se ofrece) y el nivel de conflictos a enfrentar es alto. A su vez se sufre un importante grado de estrés”, manifestó.
  Como sucede en otras partes del país, en esta ciudad no son pocas las empresas que se ven obligadas a despedir personal de manera cíclica, y esto significa una fuerte presión para un directivo. Muchos no pueden soportar este peso y renuncian, porque tampoco hay una compensación salarial para tanto esfuerzo.
  “Hay menos tolerancia al error, o a que no se logren los resultados. Unos años antes si no llegabas con un objetivo te podían esperar un año. Hoy no”, advirtió González.
  En cuanto a la búsqueda de otrospuestos, no gerenciales, destacó que "hay poco movimiento".
Generar cambios
   Valeria Gutiérrez, también consultora en recursos humanos, dijo que a los gerentes se les exige que tengan proyección para generar cambios, que sean innovadores, flexibles y que cuiden al personal. “Importa mucho que adquieran la cultura de la empresa y que tengan capacidad para trabajar en forma colaborativa y no aislados”.
  Gutiérrez trabajó en empresas multinacionales y nacionales en Rosario y asegura que un gerente ya no puede tomar solo las decisiones. “Hay que sentarse con visión de comité, escuchar las distintas posturas de las diferentes áreas porque la realidad es compleja. Un gerente autoritario no funciona más”, advirtió.

Los que tienen más de 50

Según González las empresas que están en crisis, que no son pocas, buscan sobre todo trayectoria y mayor experiencia. Les importa que los gerentes hayan trabajado en organizaciones complejas. En lo que va del año —mencionó—  le solicitaron varias búsquedas para el gran Rosario de gerentes de recursos humanos, en ingeniería y producción. “Me piden gente con experiencia en la resolución de conflictos, especialmente los laborales”, develó.
  “Para no quedar fuera de mercado a los 50 años es importante que estén actualizados en el uso de la tecnología de acuerdo a su área de trabajo”, enfatizó.

Jóvenes profesionales

En Rosario las grandes empresas como Techint, Siderar y otras multinacionales, incluso de Buenos Aires, hacen ferias de empleos y buscan jóvenes profesionales. Estas organizaciones prefieren que entren chicos y chicas para formarlos en la cultura de la empresa y que puedan ser los futuros gerentes. El desafío es retener ese talento.
  “Una característica a tener en cuenta es lo difícil que les resulta adaptarse a muchos rosarinos que por trabajos gerenciales se trasladan a Buenos Aires. La mayoría vive en Capital por el trabajo pero regresa a Rosario casi todas las semanas para compartir con la familia y los amigos. Finalmente terminan regresando a empresas locales. Muy distinta es la situación de los jóvenes que vienen de otras ciudades a estudiar y que ya han vivido el desarraigo como estudiantes. Estos se adaptan mejor como profesionales en Buenos Aires e incluso en el exterior”, reflexionó.    
     Valeria Gutiérrez explicó que “los jóvenes están más acostumbrados a la diversidad, son nativos digitales y tienen una fuerte visión de colaboración de la información. Eso  los para de una manera particular en relación a la autoridad”.
  La gente más joven ingresa a una empresa con altas expectativas de desarrollarse, crecer y tener calidad de vida. “Esto supone nuevos desafíos para las organizaciones donde conviven varias generaciones”, acotó.
 

Empresas más felices

El gerente autoritario ya no va más.  “Lo importante es que la persona que está en un puesto dirigencial, de gestión, sepa donde está parada, dónde quiere llegar y traduzca la estrategia de la compañía al equipo. Tienen que saber cómo proponer cambios y mejoras y esto tiene mucho que ver con poder escuchar”, explicó Valeria Gutiérrez, experta en recursos humanos.
  En las compañías el trabajo cambió y los puestos también porque ya nadie ingresa pensando en quedarse toda la vida. Se privilegia más el propio bienestar y si eso no se encuentra en dicha empresa se busca en otra.
  Ya se está hablando de una “gerencia de la felicidad” y es que las empresas están intentando que las personas se sientan cómodas en su trabajo, y esto tiene que ver con las relaciones interpersonales, estar a gusto con el trabajo en sí y con el jefe. “Los conflictos surgen cuando el gerente no puede abordar a tiempo las señales que la gente le manifiesta. Y si ese directivo no toma medidas como una charla individual o no propone una rotación interna surgirán los conflictos. Hoy tienen que saber por qué sus empleados están desmotivados y cómo lograr entusiasmarlos para generar nuevas oportunidades junto con las personas”, explicó.
  “Otra cuestión importante es aprender a manejar las emociones, un gerente no puede estar supeditado a sus emociones. Es fundamental reconocerlas y mantener la calma”, dijo.
    Gutiérrez comentó que a nivel mundial en muchas empresas se incorporaron espacios para la meditación, con el objetivo de que los problemas se vean con más objetividad y serenidad.

Dónde buscar gerentes. Para las consultoras la irrupción de internet cambió rotundamente la forma de reclutar personal. La búsqueda de gerentes ya no se publica solamente en los diarios, en cambio sí en las páginas web de búsqueda de empleo como Jobs, Bumerang, Computrabajo y en Linkedin, redes dedicadas a los profesionales.

Comentarios