Edición Impresa
Sábado 12 de Diciembre de 2015

Piezas de un nuevo escenario en la provincia

"Un cambio hacia adelante", es la consigna que, además de pretender insuflar esperanzas, revela una toma de distancia de lo visto hasta el momento por los santafesinos.

Como un signo de los tiempos que corren, Miguel Lifschitz, el tercer socialista consecutivo como jefe de la Casa Gris, se calzó el traje de gobernador enarbolando un reconocimiento a sus sucesores, Antonio Bonfatti y Hermes Binner, pero también fijando un nuevo curso. “Un cambio hacia adelante”, es la consigna que, además de pretender insuflar esperanzas, revela una toma de distancia de lo visto hasta el momento por los santafesinos.

   Con la intención de ampliar su base institucional y política, luego de una victoria en las urnas por escasos puntos de diferencia con su rival directo, Lifschitz abrió la puerta del diálogo y la concertación. Por eso, la semana próxima convocará a miembros de los tres poderes del Estado para activar la denominada Junta Provincial de Seguridad (presidente de la Corte Suprema, procurador de la Corte, fiscales general y regionales, jefe y subjefe de policía y ministros varios, entre otros). Incluso, adelantó también que irá por una reforma constitucional.

   De hecho, la búsqueda de soluciones a la inseguridad ya desembocó en contactos con la gestión nacional que Mauricio Macri empieza a desandar. Está claro: para Lifschitz, un acercamiento al líder de Cambiemos no impone los mismos reparos que a sus antecesores. Sobre todo si se trata de darle una vuelta de tuerca al detonante del desvelo de la mayoría de los santafesinos. Por lo pronto, el flamante presidente y el gobernador debutante estarán hoy frente a frente en Olivos.

   Al pedido de continuidad territorial de las fuerzas federales se sumará el reclamo de duplicación de juzgados de ese fuero en la provincia, en el marco de un plan de acción contra el narcotráfico. Otro eje de acción inmediata (también desmarque de un pasado no tan lejano) será, para el ex intendente de Rosario, el combate a la corrupción. “Si los delincuentes están en las filas del Estado, la policía, la política o la Justicia, deberán caer primero”, dijo ayer ante la Asamblea Legislativa.

   Asimismo, la articulación con la Nación incluirá un pronta solicitud a la Casa Rosada para que el norte santafesino sea incorporado al Plan Belgrano (iniciativa de desarrollo social y productivo y de infraestructura orientada al crecimiento de diez provincias).

   Como carta de presentación, Lifschitz se definió como portador de “las viejas y siempre vigentes banderas del socialismo y también de una visión moderna y renovada de la democracia”. Los meses por venir avalarán o refutarán esas palabras.

Comentarios