La ciudad
Jueves 06 de Octubre de 2016

Piden lotes para producción frutihortícola e industrial

La concejala del Frente para la Victoria, Norma López, reclamó que se haga cumplir la ordenanza que destina 800 hectáreas de terrenos urbanos a la actividad industrial o la producción frutihortícola. La norma habilita al municipio a cobrar una sobretasa de hasta el 200 por ciento a los lotes que permanezcan improductivos.

La concejala del Frente para la Victoria, Norma López, reclamó que se haga cumplir la ordenanza que destina 800 hectáreas de terrenos urbanos a la actividad industrial o la producción frutihortícola. La norma habilita al municipio a cobrar una sobretasa de hasta el 200 por ciento a los lotes que permanezcan improductivos.

La ordenanza 9.144, aprobada en diciembre de 2013, establece el destino y los usos de los escasos terrenos libres que aún existen en la ciudad. En total se trata de unas 800 hectáreas, en su mayoría de privados, que forman parte del plan Integral de Suelo Productivo.

Casi tres años después de sancionada, el cumplimiento de la norma es mínimo. López criticó la falta de ejecución y de voluntad política de la intendencia para que estos terrenos "sean utilizados para la radicación de industrias o la producción de frutas, verduras, viveros y pecuarios y no, por ejemplo, para sembrar soja como ocurre hoy en día", sostuvo.

"Ante la falta de terrenos para ser dedicados a uso industrial es imperioso llevar a cabo las acciones pertinentes para evitar el uso especulativo del suelo", remarcó y recordó que la ordenanza prevé el aumento de la TGI para aquellos lotes cuyos destinos no se corresponden con los previstos por la ordenanza.

Para López "se debería aplicar de inmediato lo que dice la misma y que aquellos que no se estén utilizando el suelo para esos fines paguen un 200 por ciento más de la tasa general de inmuebles. Tal como indica "la normativa que busca apuntalar la producción frutihortícola local y la sustentabilidad de la ciudad".

La concejala apuntó que la norma alcanza a unas 800 hectáreas. Lo que representa el 4,4 por ciento de la superficie de la ciudad, algo así como unos seis parques Independencia. La ordenanza 9.144 prevé un incremento del 100 por ciento de la TGI para el 2015, y del 200 por ciento a partir de 2016 para aquellos lotes en que no se desarrolle una producción frutihortícola dentro del área de protección. En caso de producir verduras, frutas, establezcan viveros quedarán exentos del pago del tributo.

La jefa de bloque del FPV remarcó que la iniciativa apuntaba a "fortalecer un cordón frutihortícola que en las últimas décadas prácticamente quedó limitado a unos 40 pequeños productores en los límites sur de la ciudad y exponiendo cada vez más, al mismo tiempo, a los consumidores a una creciente dependencia de productos de otras latitudes".

Comentarios