La ciudad
Jueves 04 de Agosto de 2016

Piden informes sobre la llegada de la firma a Ramallo

El anuncio de socios de Apolo sobre la apertura de un laboratorio en el parque industrial de Ramallo despertó sospechas entre los concejales de la oposición a la gestión del intendente de esa localidad, Mauro Poretti. El edil Silvio Gaeto (Cambiemos) presentó un pedido de informes para que el Ejecutivo envíe la información relacionada con la sociedad que lleva adelante el emprendimiento industrial, qué especialidades producirá el laboratorio y qué acciones van a desarrollar en conjunto con el municipio. "En base al siniestro ocurrido en Rosario, creemos que tenemos que salvaguardar a los vecinos de Ramallo y evitar embarcarlos en proyectos que podrían traer complicaciones", sostuvo Gaeto en diálogo con La Capital. Según versiones que circulaban en la localidad bonaerense, uno de los accionistas de Apolo, Ariel García Furfaro, alquiló la semana pasada un galpón que habían dejado vacío dos metalúrgicas: Metarsa y Emu (Establecimiento Metalúrgico Universal), esta última con dirección en la ciudad de Rosario. El contrato se firmó por tres años.Consultado por La Capital, Poretti explicó que tomó contacto con los inversores de Apolo hace unos 20 días, después del siniestro ocurrido en Rosario, para ofrecerles trasladarse a la localidad de Ramallo. "El parque industrial está a 15 kilómetros del núcleo urbano y resulta apto para este tipo de emprendimientos", apuntó y confió que él mismo recorrió esta semana el galpón, donde ya comenzaron las obras de tabiquería para trazar las distintas áreas de la planta para la elaboración de fármacos. Las instalaciones se dividen en cuatro naves que suman una superficie cubierta de 10.200 m2. Según se anunció el laboratorio estaría listo para empezar a funcionar en unos cinco meses y daría empleo a más de 200 personas.

El anuncio de socios de Apolo sobre la apertura de un laboratorio en el parque industrial de Ramallo despertó sospechas entre los concejales de la oposición a la gestión del intendente de esa localidad, Mauro Poretti. El edil Silvio Gaeto (Cambiemos) presentó un pedido de informes para que el Ejecutivo envíe la información relacionada con la sociedad que lleva adelante el emprendimiento industrial, qué especialidades producirá el laboratorio y qué acciones van a desarrollar en conjunto con el municipio. "En base al siniestro ocurrido en Rosario, creemos que tenemos que salvaguardar a los vecinos de Ramallo y evitar embarcarlos en proyectos que podrían traer complicaciones", sostuvo Gaeto en diálogo con La Capital. Según versiones que circulaban en la localidad bonaerense, uno de los accionistas de Apolo, Ariel García Furfaro, alquiló la semana pasada un galpón que habían dejado vacío dos metalúrgicas: Metarsa y Emu (Establecimiento Metalúrgico Universal), esta última con dirección en la ciudad de Rosario. El contrato se firmó por tres años.Consultado por La Capital, Poretti explicó que tomó contacto con los inversores de Apolo hace unos 20 días, después del siniestro ocurrido en Rosario, para ofrecerles trasladarse a la localidad de Ramallo. "El parque industrial está a 15 kilómetros del núcleo urbano y resulta apto para este tipo de emprendimientos", apuntó y confió que él mismo recorrió esta semana el galpón, donde ya comenzaron las obras de tabiquería para trazar las distintas áreas de la planta para la elaboración de fármacos. Las instalaciones se dividen en cuatro naves que suman una superficie cubierta de 10.200 m2. Según se anunció el laboratorio estaría listo para empezar a funcionar en unos cinco meses y daría empleo a más de 200 personas.

Comentarios