Edición Impresa
Sábado 22 de Marzo de 2014

Pese a un mejor escenario, el campo reaviva las críticas

Elevan las previsiones de cosecha de soja a 55 millones de toneladas con rindes records, que en algunas zonas alcanzarían 50 qq/ha.

La última edición de Expoagro, la muestra a campo que inauguró la grilla de exposiciones agropecuarias, puso al sector en la vidriera de la agenda política y económica. El espacio sirvió como caja de resonancia de los cuestionamientos de los referentes de la oposición hacia el gobierno. En ese marco, el referente del Frente Renovador, Sergio Massa, insistió en que "el campo es el sector que más ha evolucionado y hay que sacarle el pie de la cabeza" y su asesor económico Roberto Lavagna revalorizó el aporte del sector a la economía: "El gobierno se quedó sin dólares y el campo sigue siendo su gran proveedor", dijo el economista acompañado además por el santafesino Carlos Reutemann y Felipe Solá, dos hombres muy ligados a la actividad y muy críticos sobre las políticas oficiales para el agro.

Aún en un contexto en el cual el sector agropecuario será uno de los principales beneficiados por los últimos retoques del modelo económico, que incluyó una devaluación del 30 por ciento que medió entre la siembra y la cosecha, y en un escenario de precios y productividad que sumará una cuota más a la alta rentabilidad de la cosecha que se está recolectando, los referentes de la oposición más dura como la que corporiza Alfredo De Angeli (ex titular de la Federación Agraria de Entre Ríos y hoy senador por su provincia), insistió en que "se desperdició una década para el sector agropecuario", en sintonía con los referentes del PRO encabezados por Mauricio Macri.

Pero también la muestra sirvió como un testeo sobre la salud de la economía y su impacto en los territorios, para los que hoy gestionan desde la función pública. Por eso fue que los gobernadores de Santa Fe, Antonio Bonfatti; de Córdoba, José Manuel de la Sota; y de Buenos Aires, Daniel Scioli, también visitaron Expoagro y recogieron el ambiente y el ánimo del sector.

Un sector que se mostró cauto pero con la certeza de que estar parado sobre la abundancia de una cosecha con muy buenos rindes y mejores precios.

Por caso, el último informe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario convalida esas expectativas. "El número 50 (quintales por hectárea) es muy reiterado para reflejar la productividad máxima unitaria de la oleaginosa", señaló.

El informe indicó además que "surgen las enfermedades de fin de ciclo y las chinches superan los umbrales de control en zonas puntuales, pero la brecha de rindes entre la soja temprana y la de segunda sería mínima en esta campaña". En ese contexto, "se mencionan sorprendentes rindes medios de 30-35 qq/ha en varias localidades".

cosecha de maíz. En tanto, los primeros días de cosecha del maíz de primera confirman los rindes proyectados: 70 a 100 qq/ha en los mejores casos y 40 a 60 donde más sufrió, en el oeste bonaerense. Los maíces tardíos están llenando granos y persisten las excelentes expectativas.

El GEA precisó además que "los controles efectivos y el avanzado estadio de desarrollo del maíz de primera pusieron un freno a las enfermedades". En tanto, el maíz de segunda, en ideales condiciones, sigue bajo la lupa por estar en su periodo crítico. "Otro factor a tener en cuenta es el complejo de chinches que en algunos casos superó los umbrales de control", puntualizó el GEA.

Por otra parte, estimó que la cosecha de soja está cerca de 55 millones de toneladas y de maíz poco menos de 23 millones. La primera, a partir de un rinde nacional promedio de 27,5 qq/ha y una superficie implantada de 20,3 millones de hectáreas.

Por su parte, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires estimó similares niveles de rendimientos para el sur de Santa Fe y norte de la provincia de Buenos Aires, que promedian los 35 quintales por hectárea, aunque con lotes que superan los 48 qq/ha aunque con una humedad por arriba del estándar comercial.

El dato fue relevado en los últimos informes de la entidad, que refirió que cuadros de soja ubicados en el centro sur de Santa Fe y este de Córdoba reflejan el impacto del exceso de lluvias que se registraron durante febrero y la fuerte presión sanitaria y enfermedades en el fin del ciclo productivo.

 

Centro norte. En tanto, en el centro norte provincial según el relevamiento del Sistema de Estimaciones Agrícolas (SEA) de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, la que pasó fue la octava semana consecutiva con precipitaciones en esta región, con "consecuencias irreversibles para algunos distritos".

"Los registros pluviométricos registrados en esta semana fluctuaron entre 25 y 90 milímetros creando nuevamente condiciones muy variadas y dispares en toda el área de estudio. Los procesos de cosecha en girasol y maíz de primera que están atrasados, han avanzado a distinto ritmo, regulado por el porcentaje de humedad de grano y condición de piso". Las consecuencias de este período húmedo registrado en el área principalmente en cultivares de soja, con síntomas irreversibles, se pueden estimar sobre la superficie sembrada en esta campaña 2013/2014 entre un 1,6 a 1,8 por ciento, representando aproximadamente de unas 15.900 a 17.900 hectáreas, hasta la fecha, puntualizó el SEA.

En el total del área de estudio, que comprenden los 10 departamentos del centro norte de la provincia, "la disponibilidad de agua útil en el perfil de suelos se encuentra sin dificultad para el desarrollo normal de los cultivos implantados, con excepción de ciertas partes más deprimidas del paisaje, donde por encharcamientos y anegamientos, hay dificultades y consecuencias importantes para el desarrollo normal de los cultivos". Así, se agrava la condición en el departamento Castellanos, los distritos Bauer y Sigel, Colonia Cello, Josefina y Santa Clara de Saguier y en menor grado en los distritos Bigand, Colonia Castellanos, Coronel Fraga, Lehmann, Presidente Roca, Saguier, San Antonio y Vila.

La cosecha de maíz avanzó entre un 50 y 52 por ciento.

Para la soja se estima que un 1,6 a 1,8 por ciento del área sembrada (de 15.900 a 17.900 ha) son las afectadas; manifiestan el impacto y evidencian sintomatologías bien marcadas, como las patologías vasculares y el cambio de coloración, las cuales son consecuencias del período húmedo que están atravesando.

Comentarios