Información Gral
Martes 02 de Agosto de 2016

Peruanas critican dichos machistas de un cardenal

Las declaraciones del ultraconservador cardenal Cipriani, quien acusó a las mujeres de los abusos, provocaron una airada respuesta.

En un momento en que Perú libra una batalla contra el feminicidio, las declaraciones lanzadas por el ultraconservador cardenal Juan Luis Cipriani insinuando que la mujer es víctima de abusos por su propia culpa provocaron la ira de las peruanas.

Conocido por sus posiciones políticas de derecha y cara de las campañas antiaborto de la Iglesia católica y contra la unión civil entre personas del mismo sexo, Cipriani dijo en su programa radial Diálogos para la Fe que si hay abusos se debe "muchas veces, a que la mujer se pone como en un escaparate, provocando".

"En un país que ocupa el tercer lugar en el ránking mundial de violaciones sexuales, una declaración de esta naturaleza no merece solo mi rechazo como mujer sino también como ministra (...) Aquella declaración invisibiliza y quita de toda responsabilidad al agresor", le respondió la ministra de la Mujer, Ana María Romero.

La segunda vicepresidenta del flamante gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, Mercedes Aráoz, le espetó: "Yo puedo usar una minifalda y nadie tiene derecho a tocarme (...) Una mujer puede dedicarse a la prostitución y no quiere ser violada, no puede ser violada.

Nadie tiene derecho a afectar nuestra dignidad y no la provocamos las mujeres".

En las redes sociales, los comentarios de Cipriani desataron la indignación el fin de semana, con mujeres y hombres exigiendo su renuncia. Muchos los ven como un intento de restarle importancia a la marcha contra la violencia machista, convocada en todo el país para el 13 de agosto y a la que han anunciado que asistirán la vicepresidenta Aráoz y la primera Dama, Nancy Lange.

Bajo el lema #NiUnaMenos, la marcha denunciará las agresiones y asesinatos de mujeres por parte de sus parejas o exparejas y contra la laxitud de la justicia peruana, que no sanciona con firmeza a los agresores en un país con una fuerte cultura machista y conservadora.

"Cipriani (...) ya hizo declaraciones desde el púlpito contra la marcha Ni una menos, diciendo que esas campañas que pretenden imponer la ideología de género no son humanas", escribió el psicoanalista Jorge Bruce en el diario La República.

Malinterpretado . Tras la polémica levantada, el arzobispo de Lima y cabeza visible del Opus Dei en América latina, aseguró ayer que había sido malinterpretado.

"Realmente he estado fastidiado, leyendo interpretaciones que, utilizando una frase totalmente desafortunada y equivocada, pretenden criticar de una manera francamente baja la responsabilidad que tengo como pastor", aseguró el lunes en radio RPP.

"Estoy seguro de que él no ha querido decir lo que se está interpretando", dijo también el lunes Kuczynski, aunque aseguró que su gobierno trabajará para combatir la agresión contra la mujer.

"La violencia contra las mujeres, los feminicidios, violaciones de menores, asesinatos de mujeres y otro tipo de discriminación (...) son fenómenos que no deben estar en una sociedad moderna", dijo el presidente para quien "hay culpa de los agresores".

Teología de la Liberación. Perú es un país de abrumadora mayoría católica (85 por ciento), y de grandes confrontaciones teológicas: aquí nació hace más de cinco décadas la Teología de la Liberación. Para frenar ese embate, Juan Pablo II nombró en 1999 a Cipriani como arzobispo, convirtiéndolo en el primer primado del Opus Dei en el mundo.

Al controvertido cardenal, de 73 años, le quedan un par de años antes de presentar su renuncia al cargo, como exige el derecho canónico. Integrante también de la curia romana, como parte de una comisión que revisa la economía del Vaticano, Cipriani se ufana de contar con el respaldo del Papa Francisco.

Comentarios