Femicidio
Sábado 12 de Noviembre de 2016

Perpetua para el asesino de una estudiante chilena en Buenos Aires

Se trata de Lucas Azcona, quien mató a Nicole Sessarego Bórquez, en un caso que conmovió al país. Satisfacción de la madre de la joven.

La Justicia condenó ayer a prisión perpetua por femicidio y alevosía a Lucas Azcona, de 23 años, acusado de matar a puñaladas a la estudiante chilena Nicole Sessarego Bórquez el 15 de julio de 2014, en el barrio porteño de Almagro.

Shirley Bórquez Cáceres, la madre de la estudiante asesinada, dijo estar "satisfecha" por la condena impuesta al responsable del crimen de su hija, homicidio que sacudió al país en aquel año por las características que tuvo.

"No puedo decir que estoy contenta, pero sí muy conforme de que por fin la Justicia hizo su trabajo y va a pasar el resto de su vida en la cárcel", sostuvo Bórquez Cáceres.

El fallo, adoptado por "mayoría", incluyó la figura del "femicidio" pero no el de "odio de género" (es decir, solo por ser mujer) por el que Azcona había sido procesado en primera instancia por el juez de instrucción Luis Zelaya.

Azcona, sentado junto a su abogado Julio Borgo y ataviado con una campera blanca con vivos azules y rojos, escuchó la lectura del veredicto con una expresión de lejanía y esbozó una apenas visible sonrisa antes de ser esposado y retirarse del recinto del juicio acompañado por efectivos del servicio penitenciario.

Nicole Sessarego Bórquez murió en Buenos Aires a pocos meses de haber arribado. Como estudiante de periodismo de la Universidad de Playa Ancha (Chile), se encontraba realizando un intercambio en la Universidad de Buenos Aires desde ese mismo año, a través de un "convenio de movilidad". Compartía con otras chicas extranjeras un departamento en la zona de Almagro.

Apareció asesinada el 15 de julio de 2014 en el hall del edificio donde vivía. Las únicas pistas para dar con su asesino fueron filmaciones de varias cámaras de seguridad, que mostraban a un joven vestido de negro siguiendo el trayecto de la joven desde el subte hasta las inmediaciones de su casa.

Cuatro meses después del homicidio, el juez de la causa dio a conocer públicamente las imágenes del sospechoso y Azcona fue reconocido por su hermana. Tras una supuesta confesión a sus familiares, el joven fue entregado a la Justicia por su padre y desde ese momento permanece detenido.

El juicio comenzó en agosto pasado y el único acusado se declaró inocente, si bien unos días antes había dicho que reconocería su culpabilidad.

Ayer los jueces Patricia Llerena, Adrián Martín y Hugo Decaría dispusieron el máximo de la pena prevista por el Código Penal, aunque la lectura de los fundamentos de la sentencia fue postergada para la semana próxima.

Azcona no tomó contacto con los familiares de Sessarego Bórquez, que viajaron especialmente desde Chile (ya lo habían hecho en otras audiencias) para asistir a la ceremonia del veredicto.

La defensa de Azcona había apostado su estrategia a no cuestionar el hecho —admitió que su defendido fue el autor de la muerte— pero sí a objetar la calificación de homicidio agravado, cuya pena es prisión perpetua, por homicidio simple, que tiene una escala penal de ocho a 25 años.

El abogado defensor, Borgo ,anunció que apelará el fallo ante la Cámara Nacional de Casación Penal.

Los peritos que analizaron psicológicamente al ahora condenado habían concluido que presentaba "una relación conflictiva con la figura femenina". En ese sentido, establecieron que tiene de las mujeres una visión "no válida o minusválida".

¿También violador? Azcona sumó durante el juicio una nueva imputación: 25 días después del homicidio ocurrido en Almagro, habría violado a una joven en Quilmes. Una prueba de ADN lo involucra en ese hecho.

El 30 de setiembre pasado ratificaron la denuncia de una segunda joven, vecina del imputado en la localidad bonaerense de Quilmes, que reconoció a Azcona como su abusador cuando vio la foto en la televisión, poco después de que fuera detenido.

"Cuando me siguió estaba vestido igual que como mostraban las cámaras de seguridad. Miré la televisión porque dijeron Solano, y me llamó la atención. Ahí vi la foto. Lo reconocí enseguida. Me desesperé, me puse mal porque reviví lo que me pasó", había contado la víctima a los medios en noviembre de 2014, cuando trascendió por primera vez la posibilidad de una segunda acusación contra el imputado.

Julio Cisternas, abogado de la familia Sessarego, confirmó que el ADN complica a Azcona tras haber sido cotejado con las muestras del caso de violación.

Ese segundo ataque, sumado a las pericias psiquiátricas al acusado pueden terminar de trazar un perfil que empuje a Azcona a la cárcel por muchísimo tiempo. Es que, ante todos estos elementos, el abogado querellante ya adelantó que pedirá también la máxima pena al considerar al imputado un "peligro para la sociedad".

Comentarios