Edición Impresa
Sábado 22 de Febrero de 2014

Período de encuentro

Los primeros días de jardín van sumando horario de a poco. Muchos padres suelen preguntarse por qué y hasta cuestionan el sentido de tal estrategia. Se conoce comúnmente como período de integración o adaptación. Andrea Fernández prefiere llamarlo de “encuentro”, de “constitución grupal” y opina que tiene que ser un tiempo que se incremente de a poco, no porque los chicos sientan que los abandonan (“algo muy antiguo”, apunta), sino porque “es un tiempo para descubrir de a poco a los otros, la modalidad de relación; es cuando aparecen los espacios y materiales comunes, lo que implica compartir y esperar... y qué difícil a tan corta edad”.

“Sumado a lo anterior —reflexiona la educadora—, es necesario cierto nivel de autonomía sabiendo que hay un grupo y varios adultos que los habilitan a hacer cosas sencillas como encontrar la propia mochila, sacar la toalla y dirigirse al lugar adecuado a lavarse las manos en el jardín, que no es igual que en casa”.

Por el contrario, la profesora y directora del nivel inicial del Complejo Gurruchaga concluye: “Si hacemos rápidamente el horario completo, todas estas actividades inherentes a las necesidades básicas, sin contar otras de índole más pedagógicas, hay que hacerlas todas juntas, esto estresa, tensiona, abruma a los chicos. Así el jardín más que disfrutarse, se padece y ese no es el modo de alojar a los nuevos en el mundo de las instituciones educativas”.

Comentarios