Edición Impresa
Jueves 12 de Febrero de 2015

Periodistas que no serán candidatos

Los nombres de algunos periodistas rosarinos aparecieron como nunca antes en un armado electoral.

Los nombres de algunos periodistas rosarinos aparecieron como nunca antes en un armado electoral. Y si bien la candidatura a intendente de Alejandro Grandinetti le dio credibilidad a las versiones de varios  ofrecimientos, finalmente no serán tantos los que participarán en las próximas elecciones. Ayer nomás Miguel Angel Tessandori desistió de encabezar la lista de candidatos a diputado provincial del Pro. La confirmación fue bastante particular:  fue por un twit de uno de sus compañeros de piso en Canal 3 que decía “Michael es down”. Lo que no se supo es si decidió no dar el salto a la política o no le conformó el ofrecimiento de las huestes de Mauricio Macri. Tampoco será candidato el Bigote Acosta, que había sido tentado por ese y otro sector político. Parece que al final la vocación le gana a la tentación. El tema es a quien buscará ahora el Pro?

Dos que la tienen clara

Desde que asumió el reemplazo de la segunda mañana de La Ocho, Ricardo Oscar (el Indio) Luque está más suelto. Será que como su programa empieza a las 10 llega más descansado o que la primera mañana de Guillermo Zysman le alivia la agenda de entrevistas. Lo cierto es que se producen en ese espacio diálogos imperdibles. Como el que ayer cruzó con Luis Novaresio, una estrella de los medios en Buenos Aires. Uno le preguntó al otro si le habían ofrecido alguna nominación política, y el doctor contestó que está más que contento con su profesión y que sólo lo haría dudar una embajada en Roma. Nada menos.

Una marcha que pareció exagerada

Los bombos y petardos del gremio de camioneros se instalaron temprano a la mañana por el macrocentro de la ciudad. Es que el sector decidió salir a la calle a reclamar un bono de $4000 que ya consiguieron en Córdoba y Buenos Aires y que en Santa Fe querían bajarle a 3000. Nada que objetar con la protesta, salvo que pareció desmedida la movilización de camiones de todo tipo que le complicaron la circulación a cientos de rosarinos.  Para colmo, el recorrido elegido cortó parte del centro con el imaginable obstáculo para el transporte público y los autos particulares. Por si faltara algo, la desconcentración fue en pleno mediodía y el regreso en fila al gremio repitió los mismos trastornos.

Comentarios