Política
Martes 21 de Junio de 2016

Pérez Corradi se declaró inocente y dijo temer por su seguridad

Servini y Casanello pidieron su traslado al país por las causas de la masacre y de lavado de dinero de la mafia de los medicamentos.

La Justicia argentina solicitó ayer la extradición de Ibar Pérez Corradi, detenido en Paraguay y sospechado de ser el autor intelectual del Triple Crimen de General Rodríguez (2008), al tiempo que el financista y empresario farmacéutico clamó su inocencia y pidió "seguridad" para él y su familia ya que tiene "miedo". Aunque rehusó revelar a quién.

Si bien algunas versiones aludieron anoche a un inminente arribo de Pérez Corradi al país, la fiscal paraguaya Sandra Quiñónez indicó que el financista y empresario farmacéutico debía comparecer hoy ante un juez de Asunción por haber utilizado identidades falsas en ese país y que el trámite de extradición se iba a demorar. Lo propio había manifestado el canciller guaraní, Eladio Loizaga.

Tras negarse a declarar ante la Justicia paraguaya por el cargo de uso de documento falso, Pérez Corradi, quien reconoció su verdadera identidad, mantuvo un diálogo con la prensa en el que advirtió: "Voy a esclarecer mi imputación y a presentar pruebas".

Consultado sobre por qué se borró las huellas dactilares, contestó que eso "es privado" y completó: "Quiero seguridad para mí y para mi familia, tengo miedo".

"Están diciendo que me darán seguridad", indicó el financista, pero de inmediato aclaró que no iba a señalar a quién le temía, con lo cual abrió un abanico de especulaciones.

Pérez Corradi, acusado de ser el autor intelectual de los asesinatos de los empresarios farmacéuticos Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón por su relación con el tráfico de efedrina, usada como precursor para drogas sintéticas, fue detenido el domingo pasado tras una operación de inteligencia conjunta en la ciudad brasileña de Foz de Iguazú. Había permanecido cuatro años prófugo.

Luego de negarse a declarar ante la Justicia guaraní por uso de documento falso, mantuvo un diálogo con la prensa en el que advirtió: "Voy a esclarecer mi imputación y a presentar pruebas" para demostrar su presunta inocencia.

Antes, según notificó el Ministerio de Seguridad argentino, "en el acta firmada por Pérez Corradi frente a la fiscal Quiñonez, de la Unidad Especializada en Hechos Punibles contra la Libertad de la Personas (Antisecuestro), el aprehendido reconoció su identidad".

Ese hecho debía "ser corroborado" por la operación a la que se "había sometido para eliminar sus huellas digitales", añadió un comunicado de la cartera que conduce Patricia Bullrich.

La Justicia argentina pidió la extradición de Pérez Corradi por partida doble: lo hicieron los jueces federales María Servini de Cubría y Sebastián Casanello.

Servini lo hizo por el triple crimen y el tráfico de efedrina y Casanello por lavado de dinero de la mafia de los medicamentos, tras un pedido del fiscal Franco Picardi.

Uno de los abogados del acusado, Carlos Broitman, dijo en Asunción: "Preferimos que vaya a la Argentina a dar explicaciones. (Pérez Corradi) Me dijo por teléfono, y lo tengo grabado, que quiere presentarse a dar explicaciones. Pidió siempre respetar los derechos constitucionales y que se le valoraran las pruebas".

El letrado, que comparte el patrocinio con su colega Juan Ribelli, el ex comisario de la Policía Bonaerense que estuvo preso y fue absuelto en el juicio por el atentado a la Amia, añadió que su cliente estuvo prófugo porque consideraba "que no estaban dadas las condiciones y las garantías constitucionales para presentarse".

Al tiempo que el arresto de Pérez Corradi siguió desatando pulseadas políticas (ver aparte), Gladys Delgado Brítez, pareja del detenido, aseguró desconocer que él tuviera esa identidad, expresó que "casi nunca" le contó de su vida anterior —vinculada al narcotráfico— y advirtió que, incluso, le negó que sea argentino.

Al respecto, fuentes paraguayas ratificaron que Pérez Corradi "pagó por protección y por la obtención de cédula y pasaporte a nombre de Walter Miguel Ortega Molinas, quien murió el 24 de noviembre de 2002 en un accidente de tránsito en la ciudad de Fernando de la Mora".

Asimismo, señalaron que "había intentado negociar con las autoridades paraguayas, a las que condicionó su entrega bajo tres puntos: no ser extraditado a la Argentina, ser procesado sólo por la identidad falsa y quedar recluido en la Agrupación Especializada" asunceña.

Comentarios