Información Gral
Martes 01 de Noviembre de 2016

Pelearon en la disco y terminaron a los tiros en el quirófano de un hospital

Ocurrió en Pergamino. El enfrentamiento entre jóvenes desató el pánico en el principal efector público. Tres detenidos y buscan a un prófugo

Tres jóvenes fueron detenidos y un cuarto logró escapar luego de protagonizar una pelea que se inició en un boliche y terminó a los tiros en un quirófano de un hospital en la ciudad bonaerense de Pergamino.

El incidente, que se registró cerca de las seis de la mañana del domingo, culminó con todos los protagonistas golpeados, pero sin heridos de bala, y acusaciones sobre una extrema dureza en el accionar policial posterior.

"Fue una especie de batalla campal dentro del hospital", expresó Cecilia De Marco, directora del Hospital San José de Pergamino. "El quirófano central estaba abierto porque recién salía una paciente. Ahí se produce un tiroteo, pero por suerte no hubo que lamentar ningún tipo de heridos", agregó la médica.

Todo se inició cuando un joven de 25 años ingresó a la guardia del hospital para ser atendido de las heridas recibidos durante una gresca que se produjo en la puerta de un boliche.

Mientras esperaba ser atendido, otros tres jóvenes, dos de ellos hermanos, de 26 y 20 años, llegaron al lugar para seguir con la pelea.

Al volverse a encontrar, estos tres jóvenes comenzaron a insultar y agredir al otro, quien salió corriendo de la sala.

En ese momento, se inició una persecución por los pasillos del hospital, en medio del pánico del personal del establecimiento y los pacientes.

El perseguido intentó refugiarse en un quirófano, poco después de que practicaran en el lugar un parto por cesárea.

En esa sala de operaciones, uno de los agresores sacó un arma y realizó al menos cuatro disparos, pero no acertó ninguno y provocó la rotura de varios vidrios de la habitación.

Finalmente, efectivos de la Policía local detuvieron a tres participantes de la pelea, mientras que un cuarto logró escapar y era buscado intensamente hasta anoche.

Los médicos del hospital atendieron a los implicados por las heridas recibidas en el enfrentamiento ocurrido en el boliche.

Uno de los heridos quedó internado en "observación", según informó la directora De Marco.

A su vez, señaló, en declaraciones al canal TN, que una enfermera que se encontraba cerca del lugar en el que se produjo el tiroteo, sufrió un pico de presión a raíz de los nervios.

De Marco sostuvo que, a pesar de contar con un "grupo de apoyo" policial en el hospital, no están "exentos" de hechos de violencia que se sufren en la mayoría de los establecimientos bonaerenses.

Asimismo, Leandro Leit, director asociado del hospital San José, precisó: "Es la primera vez que sufrimos un hecho de tanta magnitud".

"Entraron al quirófano, donde una mujer salía de una cesárea, y comenzaron a disparar. La Policía encontró entre cuatro y cinco casquillos", indicó.

El profesional mencionó que todo se produjo luego de que "dos bandas se pelearon en un boliche". "Hay uno que se escapó. La Policía logró reducir a los otros", señaló.

Detalló que entre los heridos había uno con una lesión punzante en la frente, con un corte de 10 centímetros en la cabeza y golpes en distintas partes del cuerpo.

En el hecho tomó intervención la comisaría segunda de Pergamino, cuyo personal labró actuaciones por "abuso de armas" y "lesiones recíprocas".

Por otro lado, un episodio confuso se produjo también en el hospital cuando efectivos policiales agredieron a un joven al que confundieron con uno de los protagonistas del enfrentamiento post-

boliche, según el testimonio de la víctima.

"Me detuvieron por error y me pegaron un largo rato. Yo había ido a buscar suero para mi mamá y la Policía me detuvo y me pegó", aseguró el joven.

Manifestó que tenía "golpes en el hombro, la rodilla" y que la agresión le dejó "moretones en el cuerpo y la cara hinchada".

Comentarios