Edición Impresa
Martes 29 de Julio de 2014

Pekerman oxigenaría la sucesión

No crean que es un drama que Alejandro Sabella elija finalmente no seguir como técnico de la selección nacional.

No crean que es un drama que Alejandro Sabella elija finalmente no seguir como técnico de la selección nacional. Si bien se viven tiempos en los que un buen ejercicio es quebrar una lanza por  Pachorra, tampoco se termina el mundo si se interrumpe este ciclo con Argentina como subcampeona del mundo. Sobre todo ahora que apareció en la carrera un nombre que oxigenaría con el  aire más puro la sucesión. Porque José Néstor Pekerman merece más que cualquiera otra oportunidad en la selección. Es que con su elección no sólo se zurcirían varios procesos desfondados  or la insensatez, sino que esta vez sí realmente se le daría cabida a un proyecto integrador y de la más pura seriedad. Seguramente no faltará alguno que se ponga el traje de  abogado del diablo y traiga a escena que Pekerman es el mismo que dejó sentado en el banco a Lionel Messi con cara de traste en la eliminación ante Alemania en 2006. También dirán que es  el DT que cuando el partido pedía pegarle un tiro a la pelota para que corrieran los minutos apostó por sacar a Juan Román Riquelme y darle equilibrio con el ingreso de Esteban Cambiasso. Todo esto es tan cierto como asegurar que Argentina con Pekerman siempre se miró en el espejo del buen juego para reconocerse. Fueron años en los que no hubo conflictos de identidad y se priorizaba el gusto por las  formas.

Comentarios