Edición Impresa
Lunes 04 de Julio de 2016

Pedido de ayuda

No vengo a venderles nada, pero si me gustaría que lean lo que tengo que decir, les aseguro que leyéndolo hasta el final van a darme una mano muy grande, sólo con leerlo.

No vengo a venderles nada, pero si me gustaría que lean lo que tengo que decir, les aseguro que leyéndolo hasta el final van a darme una mano muy grande, sólo con leerlo. Les comento, y prometo ser lo más breve posible. Soy de Rosario, tengo 29 años, una vida que ya viví, y lo que me reste por vivir (que no puedo asegurar sea mucho o poco, nadie lo sabe), quiero tratar de que sea lo mejor posible, pero a veces se me hace muy difícil, por temas de salud. Hace entre 10 y 12 años estuve enfermo de cáncer, tuve un linfoepitelioma en cavum primero, y en seno cavernoso después (dos veces), gracias a Dios que iluminó a los médicos, pude recuperarme (con rayos, en varias ocasiones, quimioterapia, y hasta una radiocirugía), después de eso, a pesar de las consecuencias pude lograr hacer mi vida normal (terminar el colegio, estudiar en la facultad, trabajar en muchos lugares (mejores hoteles de la ciudad, financieras importantes a nivel nacional, vendedores de electrodomésticos muy renombrados). Lamentablemente esto último se me hizo siempre cuesta arriba, por las diferentes consecuencias que tuve, ya que se me hizo una úlcera (por inoperancia de médicos, estuve meses sin comer, por los efectos secundarios de los rayos que quemaron mi garganta), hoy tengo algunos problemas gástricos, todo esto hace que, al conseguir un trabajo, no pueda mantenerlo. Me es muy difícil con mis visitas diarias a los médicos, mis dolores constantes en distintas partes del cuerpo. Nunca pretendí cobrar una asignación por incapacidad, porque no me siento incapacitado, necesito un poco de paciencia, lo que no tuve hasta hoy de parte de los contratantes. No le echo la culpa a nadie, a ningún jefe, tengo un currículum extenso, y puedo asegurar que cada salida de cada trabajo fue de la mejor manera, y ni hablar de cómo me ha ido en cada trabajo que estuve y me desempeñé de la mejor manera. Lo que pido es un trabajo que pueda hacer desde mi casa, que no tenga que cumplir un horario fijo, que me dé la posibilidad de ir a los médicos, no tengo problemas de presentarme en donde sea, siendo de Rosario. Sé que quizás pido mucho, pero necesito algo que me mantenga la obra social, ya que sin trabajo me la quieren sacar, y si me la sacan me arruinan. He probado en otras prepagas pagando un excedente, he ido a Swiss Medical, donde me dijeron que por mis antecedentes no me toman directamente, también probé en Osde, pero luego de "analizarlo" me dijeron que me tomaban, pero tenía que pagar una cuota mensual de entre 6 mil y 7 mil pesos, lo cual era lo mismo que hacerme atender particular. Por suerte estuve trabajando hasta hace un mes, y aún tengo Osecac, pero no va a durar mucho y no quiero quedar en la nada. Lamento haberlos aburrido, pido disculpas por su pérdida de tiempo, pero por favor, quizás alguien que esté leyendo esto, pueda ayudarme de alguna manera. Gracias de antemano.

Juan Manuel Blanco

DNI: 32.779.816


¿No es mucho autoinmolarse?

Debería ser futbolero para pensar como un hincha, lamentablemente, o por suerte, no lo soy, decía Jorge Luis Borges, con quien no me emparenta el intelecto, obvio porque no escribiría esto. Pero siento mucho que haya gente dispuesta al suicidio porque Leo Messi manifiesta que se va, y por perder un partido. No puedo dejar de reconocer que pese a mi ignorancia respecto de la redonda, me hubiera gustado que ganara nuestro equipo de fútbol, en el fondo soy tan argentino como cualquier otro fana. Pero me gustaría que reflexionen: el exitoso espera la revancha, el exitista no tolera la derrota. En lo personal, y después de haber atravesado por infinidad de situaciones extremas, debemos considerar que es posible perder. De ese modo estaríamos mejor preparados, corrigiendo los errores para la próxima y no suponiendo que los dioses del Olimpo nos bajaron el pulgar. Veo en las redes sociales que hay gente que se encuentra dispuesta a autoinmolarse por la Pulga, ¿no es demasiado? Además con los quilombetes que tenemos, ¿se le puede dar a esto la dimensión de una crisis de las instituciones republicanas? Hasta he escuchado del fiscal Guillermo Marijuan que hizo algo en contra del decoro de un funcionario público por comentar el partido, o porque Mauricio Macri estuvo viendo el encuentro, con todos los líos que armó su superministro Juan José Aranguren. Es más, hace unos días el dólar aumento un 10 por ciento en un día, ¿esto no será más preocupante?

Roberto Rubén Sánchez

DNI: 8.634.022


Jueces encubridores

El periodismo nos informa de demoras en el tratamiento de causas judiciales que presumen delitos de corrupción de funcionarios públicos, sin rápidas acciones de magistrados para hacer justicia. En empresas privadas, si empleados o directivos no ejecutan sus tareas en tiempo y forma o las hacen mal, son removidos rápidamente. Asimismo, cualquier persona a la que se presume y comprueba que protege a autores de delitos, se le aplica la figura penal de "encubridor", se la procesa y condena. En la actualidad, la opinión pública y el periodismo tienen presunción de la existencia de responsabilidades de enriquecimiento ilícito de funcionarios públicos con causas en la Justicia, pese a lo cual hay jueces que durante años han inmovilizado varias causas. ¿No es eso encubrimiento? ¿Acaso hay encubrimientos "legales" y otros "ilegales"? ¿Por qué a las personas comunes se les aplica esa figura legal y a los jueces no? Ocultar un presunto delito, cuando lo hace un juez es "dormir la causa", pero si es hecho por un particular se denomina "encubrimiento". Todo un absurdo. ¿La sociedad les paga a los jueces para encubrir?

Emilio Zuccalá

emiliozuccala@yahoo.com.ar

DNI: 4.492.678


Los médicos rurales

Cuando se habla de médicos rurales, casi instintivamente surge la imagen del doctor Esteban Laureano Maradona, verdadero emblema de médico rural. No en vano en la Argentina, en su homenaje fue instituido el 4 de julio, fecha de su nacimiento (en 1895), como Día del Médico Rural. Ejerció su profesión durante medio siglo en la localidad formoseña de Estanislao del Campo, consagrando su esfuerzo y hasta su dinero, que no le sobraba, al servicio de los más necesitados, renunciando a las tentadoras comodidades de una gran ciudad. El doctor René Favaloro también fue médico rural durante 12 años en la población pampeana de Jacinto Aráuz; una práctica que le dejó importantes enseñanzas personales y profesionales. Pero si bien los doctores Maradona y Favaloro pueden ser considerados íconos de la medicina rural, hay numerosos médicos (hombres y mujeres) que cumplen abnegadamente con su profesión en apartados e inhóspitos lugares del país; con escasos recursos, a veces sin auxiliares, sin personal de enfermería y en precarias construcciones, tal como lo han reflejado algunos programas de televisión. Son médicos generalistas con espíritu de sacrificio, casi héroes anónimos que no sólo atienden en el hospital, sino en el domicilio particular a cualquier hora de la noche y en domingos y feriados. Pero la vocación de servicio los retiene sin siquiera tomarse vacaciones, ya que el sueldo oficial es tan paupérrimo que no se consiguen reemplazantes. El de la salud pública es uno de los importantes problemas de la Argentina, y figura dentro de esa agenda el capítulo de la medicina en el campo que deberá ser tratado por el Estado para darles herramientas dignas a los médicos rurales, y bienestar a muchos pobladores que merecen una justa y adecuada atención médica.

Edgardo Urraco

DNI: 6.042.889


Época negra de nuestra historia

Cómo pasa el tiempo. Parece ayer, pero pasaron muchos años, después del 28 de junio de 1966, día que fue derrocado, por un grupo militar y civil, un gran presidente argentino, el doctor Arturo Illia. Lo llamaban "la tortuga", porque iba lento y seguro en su andar. Lentamente, consiguió elevar el crecimiento de la economía un nueve por ciento. Mejoró el ingreso monetario de la población. Como era un visionario, mejoró la ciencia, la investigación, la educación. Más del 25% del presupuesto nacional, lo dedicó a educar. Sabía que educar, enseñar a un pueblo, significa el progreso y la libertad de una nación. Muchos sindicalistas, parte de la iglesia, peronistas proscriptos, apoyaron al general Juan Carlos Onganía, nefasto dictador de nuestra historia, que derrocó a Illia. Tuvieron injerencia directa los organismos extranjeros, representados en el país por Adalbert Krieger Vasena, nombrado ministro de Economía. El general Onganía quería implantar un modelo como el del español, general Francisco Franco, que había derrocado a la República y se impuso como dictador español. La llamada "Revolución Argentina", implantó la persecución, la muerte de la oposición y la tortura, basándose en una doctrina llamada "Doctrina de la Seguridad Nacional". El aparato represivo trabajó a pleno bajo esta doctrina, que se impuso en América, y que causó mucho daño y muertes a nuestra Nación y otros países hermanos. El general Onganía odiaba a las Universidades, las intervino, las "depuró", o sea, el que opinaba distinto, aunque fuera un genio, a la calle. Para que no existiera duda, las intervino y ocupó con sus tropas. Cabe recordar el 29 de julio de 1966, que fue llamada "La noche de los bastones largos". Impuso este dictador la "censura". Creó una "Brigada de Moralidad", dirigida por el nefasto comisario Luis Margaride. Después, apareció la Triple A. En fin, otro capítulo negro de nuestra historia. Pero tengamos fe. Algún día seremos una gran potencia, orgullo de los argentinos y el mundo. Amén.

Carlos A. Borisenko

DNI: 4.340.294


Solicitud al diario

Querría solicitar cordialmente a La Capital que trate de balancear las Cartas de los Lectores de corte político, aunque solamente fuera un poquito, incluso para disimular, de manera tal que estas "misivas" no sean tan vergonzosa y estruendosamente un catálogo de carcamanes de la derecha más pútrida y de la propaganda anti-K, antipopulista y –tácitamente– antineocomunista más escandalosa. Un pavoroso muestrario del conservadurismo PRO-ultracapitalista más lamentable. Y algo más penoso todavía: sería bien triste comprobar, al hacer un análisis histórico, que la mayoría de los medios han sido una oportunista maquinaria de difamación y propaganda política coyuntural solamente para sostener intereses capitalistas. Un utensilio del ego. Desde ya, muchas gracias.

Hernán Arcocha

DNI: 24.820.496


N. de la R.: En Cartas de los Lectores se publican todas las opiniones recibidas sobre cualquier tema e ideología política, siempre que sean escritas en un marco de respeto y tolerancia. Si son muy extensas, se las corta preservando el contenido.

Comentarios