Escenario
Lunes 16 de Mayo de 2016

Paul McCartney hizo delirar a Córdoba

El ex Beatle tocó anoche en el estadio Mario Kempes ante 45 mil personas. Mañana y el jueves se presenta en La Plata.

Ante una multitud de 45 mil espectadores, Paul McCartney dio el primero de sus tres shows en Argentina, anoche en el estadio Mario Kempes en Córdoba. El ex Beatle fue ovacionado por el público cuando dio su particular saludo: "Buenas noches Córdoba, hola culiados", haciendo referencia al particular término cordobés. McCartney recorrió las canciones históricas como integrante de Los Beatles, su etapa en Wings y sus años como solista, acompañado por su banda desde hace 14 años: Paul "Wix" Wickens en teclados, Brian Ray en bajo y guitarra, Rusty Anderson en guitarra y Abe Laboriel Jr. en batería.

El primer show de su gira "One on One", que continuará mañana y el jueves en La Plata, arrancó a las 19.34, viente minutos después de lo anunciado con "Save us", de su disco solista "New" (2013) y "Can't buy me love", el clásico hit de Los Beatles de 1964. El recital tuvo a Charly García en la primera fila y duró casi tres horas.

Más de la mitad del repertorio elegido fueron composiciones de Los Beatles, como "Yesterday", de "Help" (1965), que hizo delirar a la multitud que pasó del silencio a los coros eufóricos. "Something", de "Abbey Road" y "Let it be", ambas de la época dorada de 1969 y 1970, respectivamente, fueron las más aplaudidas.

Tributos. La lista inagotable de hits provocaron la emoción de los miles de presentes. Uno de los primeros en sonar fue "My valentine", dedicado a su esposa Nancy. Más tarde, los acordes de su guitarra acústica anunciaron el comienzo de "Here today", una conversación imaginaria con John Lennon. "Something", un homenaje para George Harrison, fue una de las perlas de la velada.

"Hi, hi, hi", el tema furor que Paul compuso en su etapa con Wings, llevó rock puro y setentoso sobre el escenario. En su momento, la pieza fue prohibida por la BBC por entender que era una apología de las drogas, sin embargo, el estadio la celebró con baile y coros.

El show llegó a su climax cuando comenzaron a dispararse fuegos artificiales y el tema "Live and let die" tocó las fibras más profundas de los seguidores. McCartney empezó a despedirse con "Hey Jude", un clásico más de Los Beatles, y minutos más tarde, volvió para interpretar "Yesterday", y se fue con toda su banda a puro rock.

La leyenda viviente del rock, que el 18 de junio cumplirá 74 años, deslumbró por la puesta en escena que incluyó un escenario imponente que pesó 40 toneladas y costó un millón de pesos para su armado, de última tecnología, con juegos de luces y fuegos de artificio. Por ser vegetarinao, uno de los exigentes pedidos que McCartney realizó al productor José Palazzo fue que no se vendan alimentos en base a carne alrededor del estadio. "Tampoco puede haber sillones de cuero en ningún lado", había revelado Palazzo. Sin embargo, después de tanta polémica, sí se vendió choripán en el estadio.

Paul McCartney inició su gira "One On One" el pasado 14 de abril en Fresno, California. Su primer show abrió con los acordes de "A Hard Day's Night", un clásico de Los Beatles que nunca había tocado como solista y que sonó por última vez en un escenario en 1965. El concierto recorrió toda su carrera musical, con y sin Los Beatles, clásicos y lados b, y además incluyó rarezas como "Temporary Secretary". Su show en Argentina marcó la presencia del artista en el país después de cinco años y seis meses.

Además de "A Hard Day's Night", las canciones de los Fabulosos Cuatro que sonaron en el show incluyeron "I've Got A Feeling", "Here, There And Everywhere", "Love Me Do", "And I Love Her", "Blackbird", "Fool On The Hill", "Lady Madonna", "Eleanor Rigby", "Being For The Benefit Of Mr. Kite", "Obladi Oblada", "Back In The USSR", "Let It Be", "Hey Jude", "Birthday" y "The End".

El ex bajista de Los Beatles transita por un gran momento. Su popularidad se mantiene intacta y se ratifica con las entradas agotadas en cada uno de los conciertos que brindó en Estados Unidos y Canadá.

Además, la carrera solista de McCartney genera cada vez mayor adhesión y es valorada con el correr del tiempo, en especial el disco mítico "Band On The Run" (1973) y otros trabajos como "Ram" (1971), "Flaming Pie" (1997) y "Chaos And Creation In The Backyard" (2005), con la producción de Nigel Godrich (Radiohead), que provocó contrapuntos entre ambos, en batalla de egos, pero con un resultado brillante.

Comentarios