Cartas de lectores
Sábado 30 de Julio de 2016

Patria mentirosa

Tener los gobiernos que nos merecemos, significa que nuestro nivel cultural y social no podrá ofrecer o expresar otra cosa que dirigentes oportunistas, revanchistas, incapaces y resentidos, o los endémicos corruptos.

Tener los gobiernos que nos merecemos, significa que nuestro nivel cultural y social no podrá ofrecer o expresar otra cosa que dirigentes oportunistas, revanchistas, incapaces y resentidos, o los endémicos corruptos. Cuando nos han permitido votar en nuestra accidentada historia democrática, siempre se eligió entre los menos malos. Estos gobernantes e incompetentes con poder hablan con arrogancia, manifestación vulgar de los mediocres. Son los mentirosos más dañinos que se conservan al borde de la verdad, no tienen valor para expresar la realidad, caminan en torno a ella y dicen lo que realmente no es cierto. La mayoría cree en la mentira. Son mitómanos que suelen tener una frondosa imaginación, así como cierta brillantez que les permite descubrir el punto débil del otro, al que apresan emocionalmente. La mentira a pesar de ser tan común, es delatada hasta por el mismo mentiroso. Ejemplo: la ley de medios y su sospechosa multiplicación de voces, logró que el gobierno promotor, mediante el engaño de la sanata discursiva, se apropiara del ochenta por ciento (80%) del poder mediático. Apropiación que hoy se derrumba porque la intención nunca fue distribuir poder: "creó engaño para que crean en la mentira". La fétida condición humana de estos corruptos, además, los excita mostrarse del lado de Cristo, porque son incapaces de captar su luz. Soy de las personas que confían en los imprevistos, y aunque parezca un deseo personal no puedo evitar sostener mi esperanza que se apoya en las profecías de Benjamín Solari Parravicini, pintor y escultor argentino, muy conocido por los dibujos proféticos que realizó en el transcurso de su vida: "La clase media salva a la Argentina". "Llega a la Argentina el tiempo azul. Tiempo que entregará un nuevo sol". "¡Argentinos! aprestaos el día de la mesa llegar, limpiad vuestra ropa, humillad el carácter, perdonad la ofensa, besad al que llora, atended al que sufre. Si tal hiciereis, entrareis en la par de la hora azul". "Argentina tendrá su "Revolución Francesa", sin sangre y en triunfo". Año 1938, aproximadamente, en que este notable profeta expresó lo escrito anteriormente.

Roberto Luis Taltavull


Comentarios