Policiales
Viernes 04 de Noviembre de 2016

Pasó tres años preso por un crimen y lo absuelven por puebas insuficientes

Darío Roldán recibió 14 años de prisión por la muerte de Carlos Barboza, en 2013. Pero la sentencia se basó en un solo testimonio

Darío Roldán, un hombre condenado en primera instancia a 14 años de prisión por un homicidio ocurrido en febrero de 2013, resultó absuelto por el Tribunal de Apelación Oral conformado por los jueces Carlos Carbone, Alfredo Ivaldi Artacho y Carina Lurati, quienes consideraron insuficientes las pruebas aportadas por la Fiscalía para arrogarle la dura condena. El caso es uno de los que integran el cuerpo de causas del sistema conclusional (lo que ocurrió previo a la puesta en marcha el nuevo sistema procesal penal) y esta absolución se considera definitiva. Así, luego de pasar tres años en prisión, Darío dejará la alcaidía de Jefatura libre de culpa y cargo en pocos días más.

Una pelea sangrienta. El hecho se produjo el 5 de febrero de 2013 en una casa de Pasaje 1860, en el barrio Toba de la zona suroeste de la ciudad. Darío, de 32 años, y su hermano Sergio, de 28, fueron a la casa de Evangelina García, quien había sido pareja de Sergio. Allí la encontraron con otro hombre, Carlos Barboza, un ex convicto con quien la mujer había iniciado una nueva relación. Según las crónicas de entonces, Barboza y Sergio Roldán tenían fuertes diferencias que se ahondaron ese día y derivaron en una discusión que terminó a los tiros.

Como consecuencia del enfrentamiento García fue alcanzada por un balazo, Sergio Roldán por ocho proyectiles y salvó su vida de milagro; y Barboza recibió tres tiros que le causaron la muerte en el acto.

Al llegar al lugar la policía, Evangelina acusó por el crimen a los hermanos Roldán, aunque dijo que Sergio fue el primero en disparar y que Darío tomó el mismo arma y remató a Barboza de un tiro en la cabeza.

Preso en casa. Sergio Roldán está actualmente con prisión domiciliaria por cuestiones de salud ya que participó involuntariamente de un motín en la alcaidía de Jefatura y como resultado de eso quedó con secuelas graves, se desplaza en silla de ruedas y tiene quemaduras en gran parte de su cuerpo.

El fiscal del viejo sistema judicial, Gonzalo Fernández Bussy, presentó en su momento una serie de declaraciones de Evangelina García como pruebas fundamentales para incriminar a Darío Roldán. Entre éstas, una situaba al muchacho en el lugar del crimen. Pero la mujer declaró cuatro veces, tres de ellas en sede judicial, y se contradijo siempre.

Fue así que el penalista Paul Krupnik, que tomó la defensa de Roldán cuando éste ya había sido penado, presentó la apelación al considerar que su cliente estaba injustamente encarcelado. "Se trabajó sobre la credibilidad de la testigo y sobre la declaración de algunos vecinos que no observaron a Roldán en el lugar. La testigo de cargo era única y por jurisprudencia, cuando hay un solo testimonio, éste debe cumplir con una serie de requisitos que apunten a su credibilidad. Y esta chica no los cumplía", sostuvo Krupnik.

El penalista aseguró además que "la Fiscalía no realizó una investigación concreta ni produjo evidencias para lograr una condena y se percibe una clara inactividad del Ministerio Público, independientemente del trabajo que haya hecho el abogado anterior que atendía a Roldán".

Contradicciones. De acuerdo al fallo absolutorio, en sus declaraciones Evangelina García fue confusa. En la primera dijo a la policía que la encontró herida en el lugar del hecho que no sabía quién le había disparado por la espalda y que no lo podía identificar. Días después, en la Fiscalía, acusó a Darío Roldán. Y meses después se rectificó argumentando que estaba en shock cuando acusó a su ex-cuñado y aseguró que él no estaba en el lugar al momento del homicidio. Pero cinco meses después vuelve a declarar y dice que Roldán estaba y que la había amenazado justificando su anterior rectificación.

Juan A., un vecino del barrio, dijo haber visto a Evangelina, a Sergio Roldán y a Barboza en el lugar del suceso, pero que Darío Roldán no estaba. Otro vecino, Daniel M., declaró en términos similares confirmando la ausencia de Darío y sostiene que él trasladó a Sergio, gravemente herido al hospital.

A esas pruebas a favor de Darío Roldán se sumaron un careo entre Evangelina y su hermana Sabina, actual pareja del muchacho absuelto, en la que Sabina confirmó que Darío no estuvo presente en el lugar del hecho, y presentó una serie de capturas de la pantalla de su teléfono celular donde constan mensajes de texto provenientes de Evangelina, entre junio y septiembre de 2013, donde le pide plata porque nada le costaba a ella mandar preso a su novio.

Ante los argumentos de la defensa, los jueces determinaron que "a esta altura de la causa no se puede afirmar que la sentencia condenatoria dictada en primera instancia por el juez Gustavo Salvador sea arbitraria, como puntualizó el abogado Paul Krupnik, pero si admitimos que es desacertada en su juicio final y respecto de los testigos que ponen en crisis los dichos de García en su versión incriminante".

A la hora del fallo, el Tribunal Pluripersonal Oral resolvió que "conforme al resultado de la votación corresponde revocar parcialmente la condena, disponiendo la absolución del imputado por el delito de homicidio con arma de fuego", por lo que Darío Roldán saldrá en libertad en los próximos días.

Comentarios