Policiales
Domingo 04 de Septiembre de 2016

Pasaron a disponibilidad a un policía bajo sospecha de ser parte de una banda narco

El suboficial Carlos Marcelo M. tiene 40 años y se desempeñaba en la seccional 19ª. Lo acusan de proteger a un grupo liderado por "Hormiga" C.

Como ocurrió hace casi un año, cuando detuvieron al jefe de una comisaría sospechado de brindar protección a un narco; y como ya había pasado en 2014 cuando la misma seccional fue descabezada por una serie de denuncias de gravedad que en estos días se ventilan en un juicio oral y público, la semana que termina la comisaría 19ª volvió a ser noticia. Es que por orden de la Justicia Federal, una comisión de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) llegó el martes al nuevo edificio de la zona oeste de la ciudad para detener a un suboficial en actividad señalado de tener vínculos con Julio Rolando "Hormiga" C., un hombre de 62 años que ya fue procesado junto a otros dos civiles y dos ex policías de integrar una banda mixta dedicada a la comercialización de drogas. El funcionario ya fue puesto en disponibilidad y quedó al borde de la destitución.

Con total sigilo los hombres de la PSA llegaron a la seccional de bulevar Seguí al 5300 el martes a la mañana y procedieron a la detención de Carlos Marcelo M., un suboficial de 40 años que supo trabajar en la seccional 32ª y al que la Justicia Federal venía apuntando en una causa que en abril derivó en el desbaratamiento de una red de comercialización de droga.

El empleado policial fue indagado el mismo martes por el juez federal Marcelo Bailaque, que a requisitoria del fiscal Marcelo Di Giovanni le endilgó la comercialización de estupefacientes, agravado por la participación de tres o más personas y por su condición de funcionario policial, un delito por el cual de mínima se imponen entre 4 y 6 años de prisión.

Pero además ya están revisando su situación los abogados de la División de Asuntos Internos de la Unidad Regional II de policía, que solicitó a la Justicia Federal un detalle de la acusación para iniciar la investigación administrativa correspondiente. Preventivamente se decidió el apartamiento del empleado, aunque se presume que será destituido.

La causa que ahora complica al uniformado se inició en 2014 a partir de la denuncia de un empleado de la ex Dirección de Drogas Peligrosas de Rosario que apuntó actividades de una persona a la que identificó como "Hormiga" y que vendía droga en la zona de Gaboto y Fraga, jurisdicción de la seccional 32ª, donde se desempeñaba Carlos M.

Allanamientos. Bajo el impulso del fiscal Santiago Marquevich, el 27 de abril se realizaron 15 allanamientos conjuntos entre la PSA, la ex Drogas Peligrosas y la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) en varios puntos de la ciudad.

En esas acciones quedaron detenidos "Hormiga", apuntado de liderar la banda; su hijo Oscar C.; otro familiar identificado como Félix Ramón C.; un policía retirado apodado "Croto" y acusado como mayorista o abastecedor de drogas; Nanci R., sospechada de regentear un búnker; y el mencionado policía Carlos Luciano M.

En la pesquisa figuran escuchas telefónicas en las cuales se advierte la actividad en torno al tráfico de estupefacientes. En el caso del policía Carlos Luciano M. se lo señala por comprar droga a un abastecedor, por esperar la recepción de dinero de una venta, y por preocuparse de las intervenciones de la Policía Federal en torno a su negocio.

También se comprobó que Hormiga se presentó en el domicilio particular del sargento Víctor R. para advertirle que sabía que lo estaba investigando por cuestiones de drogas. A ese lugar llegó acompañado del policía Carlos Luciano M., que entonces también reportaba en la seccional 32ª.

El sindicado jefe de la banda le dijo a quien lo investigaba que llegaba de parte de otros dos policías: Cristian "Duende" F.y Jorge "Cassiba" V., ambos de la ex Drogas Peligrosas.

Para la Justicia, esa visita al policía que investigaba el local de venta de drogas de Fraga al 3000 tuvo el objetivo de apretarlo a fin de evitar su accionar, algo claramente intimidatorio.

Los cinco detenidos finalmente fueron procesados. Pero quedaron cabos sueltos que ahora se anudaron, uno de los cuales era la situación del policía Carlos Marcelo M., detenido el martes a requisitoria del fiscal Marcelo Di Giovanni.

Una punta. Sobre el suboficial Carlos Luciano M. habría evidencias respecto a recurrentes visitas a la casa de Hormiga y de tener un vínculo estrecho con el hijo del acusado de liderar la banda. Según la transcripción de las numerosas escuchas que nutren la pesquisa, habría brindado contactos de proveedores de droga.

"Ahí te conseguí una punta, pero en La Lata", se lo escucha decir al policía detenido el martes en una intervención telefónica. Fuentes judiciales indicaron que habría otros dos empleados de fuerzas de seguridad en la mira de los investigadores por tener relaciones sospechosas con esta banda narco.

La defensa del policía ya tramitó la excarcelación, a lo cual el fiscal Di Giovanni se opuso. No obstante será el juez Bailaque quien determine si está o no en condiciones de acceder a la morigeración de la medida cautelar.

Comentarios