La ciudad
Viernes 11 de Noviembre de 2016

Paro municipal, obras y marchas: el centro fue un caos

La falta de inspectores y las movilizaciones gremiales y cortes de calles tornaron intransitable el casco histórico al mediodía

Paro de trabajadores municipales, obras públicas en el casco histórico y movilizaciones gremiales en reclamo de reapertura de paritarias. El microcentro rosarino tuvo ayer al mediodía todos esos condimentos y fue un hervidero. La postal se completó con autos en doble y triple fila. Incluso hubo vehículos circulando a contramano, imágenes que de inmediato inundaron las redes sociales.

La falta de inspectores de tránsito se sintió ayer con fuerza en las áreas calientes de la ciudad. Al microcentro, además de la masiva presencia de vendedores ambulantes en las peatonales, esta vez se le sumó la movilización de los militantes de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y otras organizaciones sociales y sindicales.

La marcha partió desde Sarmiento y Rioja, tomó luego calle Santa Fe y fue hasta Dorrego, frente a gobernación; todas arterias con alta circulación del transporte público en plena city rosarina, con carriles exclusivos y, en algunas calles, bicisendas.

En paralelo, por calle Sarmiento continúan las tareas de ensanche de la vereda dentro del paquete de remodelación del casco histórico. El ruido y la reducción de espacio para circular en plena jornada laboral hicieron que más de uno perdiera la paciencia.

Hubo presencia policial para evitar incidentes sobre calle Corrientes y otras arterias céntricas. Los colectivos cambiaban sus recorridos de manera imprevista y muchos pasajeros se enteraban de esas modificaciones por comentarios de otros.

Los automovilistas particulares también la pasaron mal. En zonas de escuelas hubo hasta doble y triple fila. Y los ciclistas que querían circular por la bicisenda de calle Rioja y la de Corrientes también tuvieron que ingeniárselas.

En las peatonales volvieron a copar la parada desde temprano los vendedores ambulantes. Por momentos el tiempo no los acompañó, pero igualmente ocuparon toda calle Córdoba y San Martín con sus variada feria de pulgas.

En el cruce de las peatonales, un vendedor instaló una pequeña parrilla desde donde ofrecía torta asada para los ocasionales transeúntes. Y sí, el día de ayer dio para todo en la city.

Comentarios