Edición Impresa
Viernes 12 de Agosto de 2016

Parece de ficción, pero fue cierto

El tema del ahorro me da lugar a referenciar en el tiempo y me retrotraigo al año 1950.

El tema del ahorro me da lugar a referenciar en el tiempo y me retrotraigo al año 1950. Recuerdo que por aquel entonces en las escuelas nos facilitaban un boletín y que al mismo les pegábamos unas estampillas que nos vendían en las mismas escuelas. Estas estampillas costaban centavos de aquel entonces, pero lo bueno del asunto era que al completar este boletín nos abrían una caja de ahorros del organismo llamado la Caja Nacional de Ahorros. Así ahorrando centavos nos enseñaban lo que era el ahorro de acuerdo a los boletines llenados con esas estampillas. Recuerdo que al cumplir los 13 años me emplee en una empresa americana y el gerente de la empresa, al ser menor de edad, me procedió a abrir una cuenta de ahorros en esa caja. En la misma cuenta, la empresa me depositaba el 15 por ciento de mi sueldo, por supuesto de ello se encargaba mi gerente como mi tutor. Recién al cumplir la mayoría de edad que era en aquel entonces a los 18 años, me encontré con un pequeño capital ahorrado. En realidad fue hallarme con un gran capital, no sólo por el dinero ahorrado sino también por el ejemplo de vida y ahorro que había vivido y que perduró en mí. Hoy parece una historia de ficción con todo lo vivido en estos últimos 50 años, pero fue verdad, realmente los viví esos años y existió en la República Argentina. Si se pudo en una época, por qué no intentar hacerlo de nuevo, si bien es cierto que llevara tiempo,vale la pena. Por supuesto no depende sólo de nosotros los ciudadanos, sino que los gobiernos de turno con sus ejemplos lo demuestren. Tienen que comprender estos gobiernos, que una de las tantas materias para dar y enseñar a los ciudadanos es simplemente esta también, que es el ahorro, cuando se pueda. Por ejemplo, podríamos empezar a ahorrar el tiempo que se pierde en una visita a una repartición pública para hacer un trámite.

Armando Torres Arrabal

arjt@hotmail.com

DNI: 6.047.844

Ansés no figura

en la lista


Hace ocho meses que el gobierno lucha denodadamente contra la corrupción y el saqueo, investigando y auditando organismos del Estado. No se salvaron Pami, Edenor, Indec, Fabricaciones Militares, Afip, el Senado, Vialidad y muchos otros, pero Ansés no figura. He enviado desde mi sitio blogspot más de 30 denuncias, cartas abiertas y pedidos de intervención, pero lamentablemente debo reconocer que sus anteriores directores, Massa y Bossio, son intocables. Deduzco que hay convenios espurios. Lo más extraño es el silencio de los medios.

Silvio Pizarro

DNI 1.738.044


Dejemos de

abrir la grieta

A los 75 años tengo ganas de expresar algo que quizás sean mis últimas palabras de comunicación. Dejemos de abrir la grieta que nos ha separado, dejemos y dejennos de confundirnos con valijas, procesos, corruptos, corrupción y más historias que lo único que hacen es confundirnos. Hemos perdido el respeto entre hermanos y qué se puede esperar después de eso, sólo otra falta de respeto, desbordarnos y no dejar de pelearnos. A los señores jueces les pido en nombre de mis años vividos hagan con justicia sus veredictos, a los periodistas y diarios, más televisión, les sugiero que no nos confundan más de lo que estamos y a ustedes hermanos argentinos unámosnos para ayudar a este gobierno, nos guste o no, se haya votado o no para salir adelante con la hermosa patria, para dejar a nuestros hijos, nietos y también para nosotros una patria digna de ser vivida.

Martha Chimento


Menos cámaras

y más policía

La intendenta de Rosario, Mónica Fein, anunció la instalación de cámaras de video en varias unidades del transporte público de pasajeros. Con ello cree –o nos quiere hacer creer– que atacan la inseguridad. A diario vemos por TV arrebatos, robos, hurtos y otros delitos, filmados en directo, pero sus autores no son apresados, demostrando que no alcanza si no ponen policías en las calles. Le sugiero, dado que ha convertido la ciudad en un set de televisión, encargue a la GUM –que debería depender de Parques y Paseos porque están en los parques y pasean todo el día– que maquille a los delincuentes para que, al menos, salgan más lindos en las pantallas.

Roberto Angel Meneghini

dr.meneghini@hotmail.com

DNI 6.069.678


Las tarifas y los impuestos

Hace varios meses que asistimos a un lamentable espectáculo que nos brindan políticos y periodistas. Nadie puede negar que las tarifas de todos los servicios publicos están atrasadas y se deben actualizar, porque la demagogia de los K las dejó congeladas. Esto originó tremendos desbalances en todo el país, ya que en algunas provincias como la nuestra, la deficitaria EPE sí las actualizó. Los periodistas de Buenos Aires hablan de porcentajes escandalosos, cuando en realidad lo que ocurre es que deben dejar de pagarse ridículos montos por los servicios, y pasar a pagar algo apenas razonable, para lo que hay que aumentarlo el 800%, de pagar 50 pesos por bimestre a 400 pesos por la luz de un departamento de tres dormitorios en Recoleta. Decir que alguien hoy no pueda pagar 200 pesos de luz por mes es confesar que la década ganada fue el rotundo fracaso que en realidad fue. Pero nadie habla de los demás componentes de una factura de servicios. Si uno toma el neto de la prestación de cualquier factura de luz, gas o agua, oscila entre el 40 y 50 por ciento del total final de la factura. El resto son impuestos y tasas varias de los tres niveles de gobiernos que hacen subir el costo, al menos al doble de lo que sería pagar el neto. Los hipócritas diputados de la oposición en lugar de tratar de desfinanciar al gobierno pidiendo que se anulen aumentos y se sigan regalando, en teoría, los servicios, que igual se pagan por vía inflación, tendrían que sacar una ley que prohíba cobrar todo tipo de impuestos y tasas sobre los servicios, con la salvedad del IVA a sociedades, que lo pueden descargar. Lógicamente ninguno va a aprobar esto, porque pasarían a desfinanciarse los gobiernos nacional, provincial y municipal. Pero al menos, que dejen entonces de presentarse como los salvadores de los necesitados, cuando podrían estar haciendo cosas prácticas para solucionar definitivamente el problema. Como siempre, esto será imposible en nuestro país.

R. Castellani

Comentarios