Docentes
Sábado 05 de Noviembre de 2016

Para no volver al mercado

Algunas reflexiones sobre la dimensión política de las prácticas docentes en la formación inicial.

Desde 2001 se vienen realizando, bianualmente, las Jornadas Nacionales de Prácticas y Residencias en la Formación Docente. Un proyecto interinstitucional emprendido por una de las cátedras de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y varios Institutos de Formación Docente de la localidad. Desde entonces, las jornadas constituyen una verdadera mesa federal de educación, en lo que a formación docente se refiere, particularmente desde el lugar de las prácticas, en tanto reúnen a profesores y a estudiantes de facultades e institutos de cerca de veinte provincias de todo el país en torno a similares inquietudes y desafíos, experiencias y reflexiones.

Dos cuestiones a destacar sobre esta VII edición: en primer lugar, lo que podría ser denominado como "saludable efecto INFD (Instituto Nacional de Formación Docente)" y en segundo lugar —pero no en orden de menor importancia—, la afirmación de las prácticas de la enseñanza no sólo como prácticas docentes sino su inclusión y visibilización como prácticas educativas y por tanto políticas.

¿Por qué hablar de un "saludable efecto INFD"? Resulta crucial destacar la significación que tuvo en términos políticos la creación del Instituto Nacional de Formación Docente en 2007 en el marco de la ley de educación nacional Nº 22.206. Es importante recordar que, producto de las políticas neoliberales, el sistema educativo había quedado escindido en tantos subsistemas como jurisdicciones. Fragmentación que tuvo lugar en el marco de una contundente devastación del pensamiento político. La educación fue capturada por la lógica del mercado y las políticas educativas pensadas desde lógicas empresariales.

Claro que no fue este un proceso que aconteció exclusivamente en nuestro país, como tantos otros. Fue parte de aquel "Consenso de Washington" desde el cual desde organismos multinacionales, y en complicidad con gobiernos locales, se efectuó un diagnóstico sobre lo escolar planteándose medidas para subsanar lo que se identificaba como falencias.

De pronto entonces, desde el discurso pedagógico ya no se hablaba de necesidades de la población sino de demandas , ya no de servicios estatales sino de oferta, ya no de egresados sino de productos, ya no de gobierno de las instituciones sino de gestión, ya no de profesores o personal de las instituciones sino de recursos humanos, ya no de evaluación sino de control de calidad, ya no de actualización sino de reciclado. Al tiempo que desde lo social las luchas frente a situaciones injustas eran reemplazadas por reclamos de seguridad, la bandera de la diversidad comenzaba a desplazar el reconocimiento de la desigualdad y el pensamiento sobre lo común, y el Estado y la política se volvían una mala palabra.

Cambio de época

Por supuesto que cabe mencionar en este contexto la sanción de la ley federal de educación en 1993 y los cambios que se produjeron en los diferentes niveles del sistema, que conmocionaron de manera alarmante la formación docente. Los institutos vivieron un período en el que el temor a desaparecer estaba a la orden del día. Años en que muchos de ellos cerraron sus puertas, y provincias como las del Chaco, por ejemplo, suspendieron la formación de maestros por más de diez años.

Por eso vale recordar, como aconteció en las recientes Jornadas realizadas en Córdoba, lo que produjo como manifestación de un cambio de época, y con efectos saludables en la formación docente a nivel nacional, la creación del INFD en 2007 así como el trabajo continuado en el Consejo Federal de Educación, que produjeron múltiples acuerdos para los diferentes niveles del sistema. A partir de entonces, nuevamente la educación comenzó a ser pensada en clave política, lo que se puso de manifiesto en una gran cantidad de programas y acciones que se llevaron adelante no sólo en la formación docente.

Las Jornadas propiciaron una instancia colectiva de reflexión. Allí se encontraron cientos de estudiantes y profesores de práctica de todo el país, inquietos y movilizados desde esta perspectiva. Provenientes de institutos y facultades de diversas provincias, una cuestión compartida fue la valoración de los avances producidos en los nuevos modos de entender e instrumentar las prácticas en la formación docente: como trayecto articulador y a través de talleres de primero a cuarto año.

El eje o lema central de las jornadas este año fue el poder pensar los atravesamientos políticos en la formación docente y las prácticas, dado que se avizoran claras señales de encontrarnos nuevamente con discursos que pretenden reducirla a mercancía.

Qué pasó en los noventa

Durante los noventa, las políticas se instrumentaban a partir de un presupuesto: por fuera del sistema educativo la mirada se centraba en las innovaciones tecnológicas que se producían en el marco de la globalización. Y el problema era que la educación no se ajustaba a este "nuevo" entorno. En la educación "estaba todo mal", atrasado, perimido, era necesario modernizarla.

Actualmente nos encontramos ante una lectura de la realidad similar. Así puede reconocerse en las manifestaciones del actual ministro de Educación y Deportes de la Nación, Esteban Bullrich, cuando sostuvo que "el sistema educativo argentino no sirve más" y "hay que cambiarlo", convocando a los empresarios a asumir un compromiso frente a ello, consignándolos como responsables de que sus trabajadores finalicen la secundaria. Fue en la ocasión en que se refirió al sistema como programado para "hacer chorizos" y "mover músculos" mientras que hoy necesitamos mover el cerebro.

Mientras estábamos transitando las Jornadas, el ministro de la Nación también se refería a la necesidad de transformar el sistema educativo reemplazando el "modelo Falcon" por el modelo de "la nave espacial", afirmando la necesidad de que los docentes "dejen de ser mecánicos de Ford y se transformarse en astronautas". Convocaba así a "la inversión extranjera para fomentar una educación de calidad," y todo esto porque el mercado así lo dictamina. Quedando fuera de toda mirada y discusión posible el sentido profundamente humano y social de la educación.

Unos días antes, con motivo de inaugurar un hospital veterinario en el sur del país, había dicho que se trataba de un acto que se enmarcaba en una "Nueva campaña al desierto, sin espadas, con educación". Huelga cualquier tipo de comentario que se desee agregar.

Ideas que están siendo acompañadas de decisiones y acciones múltiples, como la caída de varios proyectos produciendo el desmantelamiento del INFD, en la misma línea en que se fueron cerrando otros programas y planes. Las jornadas de práctica en Córdoba fueron ocasión para pensar en la situación actual y, por ello, tuvieron como eje hacer memoria sobre estas últimas décadas y sus efectos políticos, sociales, educativos.

Otra nota distintiva de las jornadas fue afirmar la necesidad de ampliar la mirada hacia múltiples entornos por los que circulan conocimientos y saberes. Ello contribuye a desnaturalizar la escuela como única institución educadora que produce los únicos saberes socialmente válidos, afirmándola en su especificidad, pero buscando establecer relaciones con aquellos otros contextos sociales educativos.

Quienes participamos de las jornadas nos fuimos movilizados, inquietos, entusiastas, comprometidos con una educación que vuelva sobre las huellas persistentes del pasado para pensarlas y contribuir a la construcción de ámbitos más saludables donde lo deseable suceda, donde lo posible se amplíe y lo bueno se multiplique. Afirmar con nuestras búsquedas y apuestas cotidianas este necesario "Elogio de las prácticas" que implique desterrar los fatalismos y hacer algo con lo que hay: convertir estos espacios políticos en ámbitos de intervención asumiendo el trabajo docente como práctica política.

(*) Profesora del taller de docencia y de matemática del Instituto Superior Nº 4 de Reconquista. El artículo sintetiza lo compartido en la apertura de las III Jornadas de Prácticas y Residencias Docentes (Ocampo, 27 de octubre de 2016). Las VII Jornadas nacionales las que alude la opinión se realizaron en Córdoba entre el 13 y 15 de octubre pasado.

dibujoedu.jpg


Comentarios