Edición Impresa
Sábado 19 de Marzo de 2016

Para no olvidar a Graciela Lo Tufo, maestra del Colegio Nuestra Señora de Asunción

El homenaje será a las 12.20 y estarán familiares y ex alumnas de Graciela, junto a la comunidad educativa. "La alegría y el optimismo" eran las cualidades que la distinguían.

El martes que viene educadores y educadoras reunidos en el Sadop Rosario colocarán una placa en el Colegio Nuestra Señora de la Asunción (San Martín 1771), en homenaje a una maestra desaparecida por la dictadura: Graciela Lo Tufo. El homenaje será a las 12.20 y estarán familiares y ex alumnas de Graciela, junto a la comunidad educativa.

Quienes se han ocupado de reconstruir la historia de esta docente rosarina coinciden en que “la alegría y el optimismo” eran las cualidades que la distinguían siempre. También la convicción de que había que unificar la lucha de los docentes de escuelas públicas y privadas. Con esa meta y junto a otros maestros formaron la Asociación de Educadores de Enseñanza Privada (Aeedep), de la cual ella fue secretaria gremial y la profesora Cristina de Pauli, la secretaria general (De Pauli se debió exiliar en España y allí reside).

Con la misma preocupación de defender los derechos del magisterio, Graciela Lo Tufo también asistía a las reuniones que se hacían en la Casa del Maestro. En ese espacio, ubicado en pleno centro de la ciudad (Laprida 1423), participaba con otros docentes del sector privado y público de la enseñanza del Sindicato de Trabajadores de la Educación de Rosario (Sinter). También integró el grupo “Contenidos” dedicado a la discusión teórica de lo que se enseñaba y aprendía por entonces. Debates que se apoyaban en la pedagogía de la liberación.

La maestra había terminado su escuela secundaria en el Normal Nº 2, con las mejores notas, siempre ocupando un lugar en el cuadro de honor del colegio. El magisterio fue la carrera que eligió por vocación y oficio.

Publicación. El 14 de abril de 1977 las fuerzas militares de la dictadura se la llevaron de su casa, y desde entonces está desaparecida. Tenía 26 años y había dado clases en los 1º, 5º, 6º y 7º grados del Colegio Asunción. Para recordarla, el martes próximo al mediodía, se realizará un homenaje con la colocación de una placa con su nombre en el interior del colegio rosarino.

El año pasado, la Seccional Sadop de Santa Fe presentó el libro “Trabajadoras/es de la educación privada desaparecidos y asesinados por la dictadura cívico militar en la provincia de Santa Fe”. Entre las historias recuperadas está la de Graciela Lo Tufo, donde se acompaña la copia de la resolución oficial que deja cesante a Graciela en la escuela La Asunción por “abandono de cargo”. Tiene fecha de septiembre de 1977. En ese documento del Servicio Provincial de Enseñanza Privada (Spep) se deja cesante a la maestra rosarina desaparecida por no haberse presentado a trabajar desde el 14 de abril de ese año, el día en que desapareció.

Más actividades. A 40 años del Golpe, el Sadop Rosario organizó una serie de actividades bajo la consigna “Con memoria, buscando la verdad, exigiendo la justicia”. Entre las próximas que se han programado, también el martes 22, a las 16, figura la invitación a participar de la jornada “La reconstrucción de la memoria colectiva una tarea de todas”, en el Instituto Superior Nº 4087 de Montevideo 1567. En ese encuentro se presentará la publicación de la seccional del Sadop Santa Fe sobre los educadores desaparecidos y asesinados por la dictadura. Además se proyectará el documental “Las huellas de Graciela Lo Tufo en la memoria de la docencia privada”.

El encuentro de ese martes por la tarde está pensado también para compartir testimonios sobre el pasado reciente.

 

Comentarios