la_region
Sábado 21 de Mayo de 2016

Para los investigadores, la hipótesis más firme es la "intención de robo"

Se llevaron el auto, dos celulares y la billetera con lo recaudado. Habían solicitado un servicio desde un domicilio falso en el sur de Rosario

La hipótesis más firme que manejan en la Fiscalía a cargo de Florentino Malaponte es la "intención de robo" como el móvil del hecho que terminó con el remisero Horacio Colberg tendido en una calle de Villa Gobernador Gálvez con un tiro en la nuca en la madrugada de ayer. No obstante, también indicaron que se están analizando las relaciones personales y profesionales de la víctima, dado que había abierto su remisería hace una semana y media.

"Esto ocurrió en las primeras horas del día (de ayer). Intervenimos directamente, concurrimos al lugar aproximadamente poco antes de las 4 de la mañana. Este hombre tenía un viaje que habían pedido por teléfono, y en un determinado momento le efectúan un disparo de arma de fuego en la cabeza", resumió Malaponte, a cargo de la investigación.

Según pudieron recoger los pesquisas, a la medianoche de ayer, una mujer que se identificó como Romina solicitó un remís para Ayacucho 6738, de Rosario, dirección que luego se constató es inexistente, y allí se dirigió Colberg. Nada se sabe aún sobre lo que ocurrió hasta aparecer tendido en la esquina de San Luis y José Ingenieros, de Villa Gobernador Gálvez, un rato después.

Desde la Fiscalía, indicaron que alrededor de la 1 de la madrugada, vecinos alertaron al 911 sobre una persona herida, luego de haber escuchado una detonación, que en un primer momento pensaron que era alguna pirotecnia vinculada con el partido de Rosario Central.

En el lugar se hicieron presentes el fiscal Malaponte y la Policía de Investigaciones, quienes pudieron corroborar que los criminales habían escapado con el auto —un Chevrolet Corsa—, dos teléfonos celulares y la billetera de trabajo de Colberg. En cambio, había quedado en poder de la víctima otra billetera personal con documentos y unos cien pesos.

"Ahora estamos ahondando sobre todas las comunicaciones, las cámaras de seguridad y todo lo posible que nos indique cuántas personas estaban viajando, si es que estaban viajando, si era el viaje que había tomado", señaló Malaponte, quien confirmó que "la remisería es relativamente nueva y está habilitada".

Los investigadores están trabajando sobre la línea telefónica desde donde se pidió el servicio, sobre los dos celulares que fueron robados a la víctima, la captura del auto y las cámaras de seguridad. En ese sentido, indicaron que hay una cámara de la Municipalidad que podría haber captado el crimen y sería de suma utilidad para saber la cantidad de personas y si se trató de un hombre o una mujer.

"Entendemos que es muy probable esta modalidad de robos a remises y taxis donde se pide (un servicio) y la persona está en la vereda y no se puede asegurar que haya salido del inmueble. El domicilio que tenemos anotado, la numeración no existe, en principio, y estamos tratando de averiguar de qué se trata este llamado y de dónde vino. Esto va a tardar un poco porque estamos chequeando de que línea se hizo", explicó el fiscal.

Por el momento, no se conocen testigos presenciales del hecho, luego de un primer relevamiento por el barrio, aunque sí se pudo confirmar que hubo un solo disparo de arma de fuego.

En tanto, en el atardecer de ayer se realizó un allanamiento en la zona sur de Rosario, a partir de un dato aportado por un llamado anónimo, pero los investigadores no hallaron elementos que pudieran vincularse con el caso.

Comentarios