Edición Impresa
Sábado 01 de Marzo de 2014

Para los adultos

Las Escuelas de Enseñanza Media para Adultos, más conocidas por su sigla Eempas, de Santa Fe cumplen este año su 40º aniversario. Surgieron en la provincia como bachilleratos libres para adultos, a partir de la sanción de la ley 7.100, el 1º de febrero de 1974, bajo la gobernación de Sylvestre Begnis. En ese momento el principal objetivo de su creación era ofrecer a los trabajadores que no hubieran finalizado sus estudios secundarios la posibilidad de terminarlos. Por eso estos bachilleratos funcionaron inicialmente en escuelas, sindicatos, mutuales y otras instituciones de la sociedad civil.

En 1976 se transforman de bachilleratos libres a acelerados y comienzan a trabajar con personal docente contratado. Recién a finales de la dictadura se logran convertir en Escuelas de Enseñanza Media para Adultos. Más tarde, ya con la democracia, se crea el reglamento general para las Eempas y éstas tomaron categorías de escuelas, cuestión que le otorgó estabilidad a los docentes, que comenzaron a integrarse en carácter de interinos.

A lo largo de tres años, los alumnos y alumnas de las Eempas recorren el secundario pendiente. Muchos son jóvenes que llegan para completar el año que dejaron cuando eran adolescentes, otros son adultos que buscan para retomar la educación pendiente. En todos los casos reconocen que contar con el certificado de secundario completo es clave para conseguir un trabajo o emprender otro estudio superior.

Qué dice la ley. La nueva ley de educación nacional, sancionada en 2006, convierte al secundario en obligatorio. Uno de sus capítulos lo dedica específicamente a la "Educación permanente de jóvenes y adultos", como un derecho y una obligación. En el texto se asegura que esta educación persigue entre otras metas las de asegurar que los alumnos puedan "desarrollar la capacidad de participación en la vida social, cultural, política y económica y hacer efectivo su derecho a la ciudadanía democrática".

Comentarios