Edición Impresa
Viernes 07 de Enero de 2011

Para la unidad, un pedido de veto

El Frente para la Victoria puso varias condiciones para participar de las elecciones internas y garantizar la unidad del peronismo santafesino. Exigió, por ejemplo, el compromiso expreso del partido de apoyo al gobierno de Cristina.

El Frente para la Victoria puso varias condiciones para participar de las elecciones internas y garantizar la unidad del peronismo santafesino. Exigió, por ejemplo, el compromiso expreso del partido de apoyo al gobierno de Cristina. Pero también hubo otra, menos pública pero igual de tajante: el veto a un candidato. Esto es que el señalado no participase de la elección. El dirigente en cuestión es muy conocido en la provincia y ya había hecho público su interés en dar pelea, si tenía un paraguas protector. De todas maneras, justo es decirlo, ninguno de los negociadores se rasgó las vestiduras por defenderlo. Pero como no fueron aceptadas las condiciones que eran públicas, el pedido de veto quedó oculto entre los desencuentros y no se dijo nada. Fea la actitud.

Una propuesta top llega a Rosario

Los que están en el mundo del desarrollo inmobiliario aseguran que lo que se viene les moverá el piso a más de uno. Se trata de un club de campo que estará muy cerca de Rosario que tendrá servicios e instalaciones top. Ahí van algunas puntas: cancha de golf de 18 hoyos, cancha de polo y caballerizas. La cara visible del proyecto es un exitoso empresario de la ciudad al que en algún momento tentaron para que fuera candidato a intendente y a presidente de Central. Siempre dijo que no y priorizó trabajar en la empresa familiar.

El desenfreno sigue en el verano

Después de transitar el mejor año de su carrera en televisión, Marcelo Tinelli es una especie de semidios pagano en las noches de Punta del Este. Lujo, glamour y bellas compañías. Reservas exclusivas para él y sus amigos en los lugares vip esteños, largos amaneceres y festejos y, obvio, mujeres jóvenes y hermosas, son parte de la rutina del conductor televisivo. Para muchos, un verano de desenfreno en su vida privada; casi un calco, en realidad, de lo que fue Show Match este año. Una receta que lo catapultó a lograr mediciones de audiencia récord.

Comentarios