CGT
Viernes 30 de Septiembre de 2016

Para la CGT, el bono de fin de año debe poner al salario a tono con la inflación

Desde la central obrera afirmaron que la suma fija pedida debe ser de 5 y 6 puntos porcentuales para los asalariados y de 10 para los jubilados.

El secretario de Prensa y Comunicación de la CGT, Jorge Sola, afirmó ayer que el bono de fin de año que reclama la central obrera debería compensar el salario anual, para no perder poder adquisitivo, "entre 5 y 6 puntos" porcentuales para el sector privado y de alrededor del 10 puntos para jubilados y beneficiarios de planes sociales.

   Sola advirtió que si no se entrega un bono de fin de año para esos sectores la CGT planteará la reapertura de paritarias y advirtió que en ese caso los empresarios enfrentarían un "riesgo mucho más grande de tener que poner más plata de la que ellos tienen pensado".

   El dirigente cercano a Hugo Moyano se manifestó así luego de la reunión que la plana mayor de la CGT mantuvo anteayer con cuatro ministros del gobierno en la que se acordó un plazo de días para que la Casa Rosada presente una propuesta que satisfaga los pedidos de la central obrera.

   Los reclamos son un bono de fin de año para trabajadores y jubilados, aumento para los subsidios que se destinan a empleados desocupados y eximir de Ganancias al medio aguinaldo de fin de año. A cambio, la CGT evitaría convocar a un paro e incluso podría modificar su postura de rechazo a la ley de empleo joven que impulsar el macrismo.

   "Necesitamos un bono que nos permita compensar la pérdida del poder adquisitivo, que es variable pero que básicamente sería de entre 5 y 6 puntos de cualquier salario. Las paritarias cerraron en 36, 37 por ciento e interanual de inflación es 43 por ciento", planteó Sola.

   El secretario general del sindicato del Seguro advirtió además que en el caso de los jubilados los aumentos anuales fueron del 32%, lo que implicaría una implicación del orden de 10 puntos porcentuales de lo percibido en el año.

   "Para planes sociales la necesidad es que lleguen a fin de año con una percepción que les permita paliar la pérdida de poder adquisitivo", añadió.

   Tras el encuentro que la central obrera mantuvo con representantes del gobierno, el sindicalista explicó: "Necesitamos que ellos convenzan al sector empresario que si mañana no dan un bono de compensación nosotros vamos a hacer una apertura de las paritarias".

   "Nos quedamos con una expectativa positiva, escucharon nuestros reclamos", dijo Sola, y precisó: "Damos un plazo de 10 días porque los actores que van a intervenir son más que la CGT y el gobierno." Además, consideró que "los problemas son muchos, algunos heredados y otros son de este gobierno y son ellos los que lo tienen que resolver".

   Una postura más beligerante volvió a mostrar Pablo Moyano, quien manifestó su disconformidad con los resultados de la reunión entre el gobierno y la CGT, y pidió "ir al paro directamente".

   "Fue una reunión más de lo mismo, no hubo resultados; hay que ir al paro directamente. No creo que el presidente tenga la sensibilidad y la rapidez para solucionar algunos temas este año", expresó Moyano.

   "Mientras tanto, voy a insistir con el paro o con una movilización a Plaza de Mayo, porque una reacción de este sector del movimiento obrero tiene que haber", añadió el sindicalista, y agregó: "En el Confederal el ciento por ciento de las organizaciones (gremiales) pedían una jornada de protesta, un paro o una movilización. Si no se hace, entonces fue ficticio el Confederal".

   El gobierno nacional y la cúpula cegetista acordaron ingresar en un compás de espera de diez días para dar respuestas a los reclamos sindicales, plazo en el que también se abrirían negociaciones con los empresarios.

Triaca confía en que no habrá paro

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, se manifestó "optimista" en relación a la posibilidad de que la CGT no realice el paro nacional que anunció sin fecha, aunque se limitó a confirmar que el bono de fin de año para trabajadores y jubilados que piden los sindicalistas "es un tema que está en el reclamo" que el gobierno se comprometió a estudiar. Consultado sobre la posibilidad de que el llamado a un paro se vaya diluyendo, respondió: "Siempre soy optimista", y cuando se le preguntó si se acordó una suma fija para fin de año, contestó: "Dialogamos sobre eso; no se definió una cifra, pero es un tema que está en el reclamo".

   Luego añadió: "Esperemos que a partir de esta reunión (por la de anteayer entre gobierno y CGT) y el diálogo que venimos sosteniendo desde principios del gobierno y que fue dando la posibilidad de resolver varios de los temas que se fueron planteando, podamos seguir avanzando en muchos de estos (reclamos)".

   En la otra vereda, el secretario general de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, consideró que la CGT "le está dando demasiado respaldo a (el presidente Mauricio) Macri", ya que el acta firmada con el gobierno "no es el que estamos reclamando los trabajadores ni las demás centrales sindicales". Además, la consideró "incompleta porque no figuran ni la reapertura de paritarias ni alguna medida para impedir los despidos y suspensiones".

   "Lo que se pide es un aumento de emergencia para los jubilados, que no es una suma fija sino que quede incorporado en la jubilación, al igual que las paritarias, una suma que vaya al sueldo", remarcó.

Comentarios