Edición Impresa
Viernes 17 de Junio de 2011

Para indagar en las raíces de la violencia

La trabajadora social (UNC) Gabriela Rotondi dice que el capitalismo y el patriarcado instalan patrones que generan los conflictos

“La violencia al interior de la escuela no se produce por sí misma, sino que tiene raíces estructurales, en cómo se organiza la sociedad a partir de los patrones sociales y políticos que instalan el capitalismo y el patriarcado”. La opinión es de Gabriela Rotondi, trabajadora social, docente e investigadora de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Y es en cierta manera un anticipo de la disertación que ofrecerá el sábado que viene, en la Jornada de reflexión “Las raíces de la violencia escolar”, organizada por la subcomisión de Educación del Colegio de Profesionales de Trabajo Social de Santa Fe.

“Normalmente se piensa que la escuela arma y desarma el mundo, y no es así. La escuela de alguna manera reproduce enfáticamente algunas cosas que hacen que la historia se repita”, dice la experta y amplía: “Entonces, en términos estructurales, de raíces, la escuela no inventa la violencia y la desarrolla”.

Patrón que se repite. Para Rotondi es fundamental entonces “ver cómo el capitalismo y el modelo patriarcal, en tanto organizadores sociales, instalan una relación de subordinación y un patrón que se repite” en distintos ámbitos. Y eso explica a la vez por qué “la violencia es un problema que demanda distintos tipos de abordajes”.

El paso que sigue para la investigadora es empezar a desandar las naturalizaciones y justificaciones de esos modelos: “Por ejemplo, se trata de ver cómo la violencia se repite, y cómo de esa repetición al hecho de verla como algo natural, hay un paso. Es decir cuando se van incorporando esos parámetros es como algo que no se puede modificar, porque es ‘natural’, ‘porque es así’”.

Por eso asegura que para enfrentar la problemática “hay que desarmar esa idea, mostrar que es algo construido en las instituciones, y que así como se construyó se puede deconstruir”.

Los docentes y las instituciones no están exentos en reproducir estos esquemas de subordinación. De hecho, explica la educadora de la UNC, también son damnificados. “Es que la profesión docente está desvalorizada, se la ataca por muchos lugares, y se la trata con mucho autoritarismo. Pensemos sino en el sistema educativo, cómo se organiza entre inspectores, directivos y ministerio, al docente al final lo pisan como a una cucaracha. Lo que se hace es reproducir con ese docente ese esquema de subordinación, que después reproducirá con los chicos. Es algo muy cruel si se lo estudia como problema social”.

¿Y cuál es la función de un trabajador social en el terreno educativo? Rotondi habla de la experiencia cordobesa, la que la une a su tarea desde la Universidad y que considera tiene similitud con otras realidades como puede ser la de Santa Fe: “Trabajamos sobre un trípode de cuestiones: decimos que los trabajadores sociales intervienen en los problemas sociales, en las relaciones sociales y en las representaciones”.

Distintos ámbitos. No es casual que la carrera de trabajo social se dicte en el ámbito universitario, y que en el caso de Córdoba se analice por estos días un proyecto de convertirla en facultad. “Tiene que ver con las posibilidades que le vemos a la disciplina, que es intervenir en problemas sociales muy concretos. La violencia es uno, pero también están los campos de la salud, el cooperativismo o el hábitat. Son muchos los ámbitos a intervenir”, detalla.

En el trabajo que desarrollan en el campo educativo, la investigadora rescata a modo de ejemplo el que realizan desde su cátedra de “intervención en instituciones”. Cuenta que les llegan más de 200 demandas para realizar alguna tarea en alguna escuela.

Y destaca que “en los últimos 5 años se ha transitado por 500 escuelas, que piden ayuda en dos temas clave: implementar el programa de Educación Sexual Integral (ESI) y ayudar a organizar los centros de estudiantes en las secundarias”.

Sin embargo, la educadora confiesa que la ayuda o trabajo colaborativo que debiera darse con el Ministerio de Educación cordobés no se logra como se desearía: “Mucho lugar no nos dan, y eso que nosotros ofrecemos nuestra tarea como una extensión de la Universidad”.

Sobre la jornada. “Las raíces de la violencia escolar. Claves para entender y construir propuestas de intervención”. Ese es el nombre completo de la jornada de reflexión organizada por la subcomisión de educación del Colegio de Trabajo Social de Santa Fe, para el sábado 25 de junio, de 9 a 13, en la Sede de Gobierno de la UNR, en Maipú 1065. La inscripción se realiza en la misma fecha y lugar de la actividad.

Además de Gabriela Rotondi, integrarán el panel preparado para el encuentro el psicólogo e investigador Horacio Belgich, especialista en educación. También la periodista Marcela Isaías, editora del Suplemento Educación de La Capital.

Comentarios