Educación
Sábado 13 de Agosto de 2016

Para construir un pensamiento jurídico latinoamericano

En el curso se analizarán las constituciones de Bolivia, Venezuela y Ecuador, además de teorías no hegemónicas.

El jueves 18 de agosto, en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), comenzará el cursado de la Cátedra de Pensamiento Constitucional Latinoamericano. Su objetivo pedagógico, indican los organizadores: "es producir el interés de los estudiantes sobre los paradigmas jurídicos no hegemónicos, e introducirse en las teorías producidas desde la periferia de la academia y desde la tradición e historia del pensamiento latinoamericano, que surge como cultura de resistencia, popular y anticolonial, y por lo tanto no oficial".

   "Armamos la cátedra para dar una batalla política, buscamos que los pensamientos jurídicos latinoamericanos tengan un desarrollo dentro de la institucionalidad y no sea algo que quede en la marginalidad. Pero, en la Facultad la lógica está relacionada al eurocéntrico", dice Federico Chiavazza, estudiante de 24 años, quien participa en la actividad y cursa materias de cuarto y quinto año de Derecho.

   La cátedra surgió en 2014 como un espacio articulado por estudiantes, graduados y docentes de la UNR y fue reconocida por resolución del Instituto de Cooperación Latinoamericana de la Universidad (Icla).

  Sobre los contenidos del encuentro, en el primer jueves el tema será América latina en el contexto mundial: globalización, integración regional y soberanías estatales realidad geopolítica y rol del derecho, entre otros. El 25 se referirán al constitucionalismo latinoamericano. El 1º de septiembre abarcarán el pensar latinoamericano, crítica a la modernidad, el derecho moderno, posición crítica y descolonial y la filosofía de la liberación.

   Para el jueves 8, el tema previsto es una epistemología jurídica latinoamericana y planteos descoloniales, entre otros. En la quinta clase, del jueves 15 de septiembre, se tomará la teoría de la dependencia y la valorización financiera. El último encuentro será el 22 de septiembre, destinada a la comparación con otros paradigmas jurídicos, los derechos de la naturaleza, derecho indígena, los poderes innominados, una mirada de nuestra constitución desde el paradigma del nuevo constitucionalismo latinoamericano, y el fundamento de los derechos humanos desde América latina.


Colonialismo pedagógico


Los organizadores indican que buscan "poner en evidencia las influencias del eurocentrismo y el norteamericanismo como colonialismo pedagógico en nuestra formación jurídica y su consecuente discriminación del pensamiento originario, alternativo y popular. Además pretendemos fomentar la participación de los estudiantes en las actividades académicas y en la producción científica sobre los distintos temas propuestos por la cátedra, como así también valorizar la formación jurídica comprometida con la realidad social a través de las prácticas solidarias".

   También Chiavazza señala que "los encuentros son coordinados por docentes de la universidad, la mayoría son jóvenes con un pensamiento que no siempre son escuchados en la facultad. Sobre su interés en la temática, el estudiante indica que "cuando hace unos años viaje a Bolivia y Perú, compré la constitución de Bolivia y ya en el prólogo se aprecia lo profundo de esa concepción".

   Por otra parte, remarca que el profesor Carlos Silva, director de la cátedra, ha trabajo mucho en la divulgación y estudio del tema.

   En lo referido a la trascendencia de la cuestiones constitucionales, resalta que "en Brasil, de la noche a la mañana, desplazaron a un gobierno constitucional. En Argentina, un vicepresidente fue atacado con 8 causas judiciales. Pero, en Ecuador, Bolivia y Venezuela, no se vivieron esas situaciones —entre otras causas— por que modificaron sus constituciones".

   Ya en la presentación de la cátedra, se indica que "Venezuela en 1999, Ecuador en 2008 y Bolivia en 2009, reformaron integralmente sus constituciones con procesos constituyentes inéditos en la región, con asambleas reformadoras en las que participaron movimientos sociales de excluidos, emergentes del proceso de exclusión neoliberal pero ajenos, hasta el momento. de la historia institucional de nuestra América latina".

   Pero, advierte Chiavazza, "en nuestro país un juez puede determinar que no se aplique una ley que ya fue aprobada por representantes legislativos en el Parlamento, en audiencias populares y en la OEA. Las constituciones reformadas, como la de Bolivia tienen más de 500 artículos, mientras la nuestra es de 154. Además, hay muchos derechos promulgados sin tener una estructura institucional que permita implementarlo, el constitucionalismo también debe organizar al poder".


Pluralismo jurídico


Agrega que "en Bolivia se creó el tribunal campesino indígena y se reconocen el pluralismo jurídico. Pero nos regimos por el paradigma del derecho romano clásico, donde la tierra es un objeto, mientras que para los originarios es un sujeto de derecho".

   También, en la presentación de la cátedra, se sostiene que "la principal característica de este nuevo constitucionalismo latinoamericano es que se trata de un movimiento situado, en donde la adopción del modelo institucional responde a las características propias de naciones poscoloniales y neoliberales que buscan a partir de nuevos liderazgos constituir modelos económicos, ecológicos, sociales y políticos propios".


Alternativa latinoamericana


"Se pretende que, al finalizar el curso, el interesado conozca la existencia de un constitucionalismo novedoso desencadenado a partir de las nuevas cartas magnas de Venezuela, Bolivia y Ecuador? como así también que sea capaz de formular herramientas conceptuales y prácticas para la construcción de una epistemología jurídica latinoamericana, en contraste con el modelo eurocéntrico hegemónico", señalan.

   En ese marco, indican lo dicho en el primer parte del preámbulo de la Constitución del Estado Plurinacional de Bolivia: "En tiempos inmemoriales se erigieron montañas, se desplazaron ríos, se formaron lagos. Nuestra amazonia, nuestro Chaco, nuestro altiplano y nuestros llanos y valles se cubrieron de verdores y flores. Poblamos esta sagrada Madre Tierra con rostros diferentes, y comprendimos desde entonces la pluralidad vigente de todas las cosas y nuestra diversidad como seres y culturas. Así conformamos nuestros pueblos, y jamás comprendimos el racismo hasta que lo sufrimos desde los funestos tiempos de la colonia".

   Y agrega: "El pueblo boliviano, de composición plural, desde la profundidad de la historia, inspirado en las luchas del pasado, en la sublevación indígena anticolonial, en la independencia, en las luchas populares de liberación, en las marchas indígenas, sociales y sindicales, en las guerras del agua y de octubre, en las luchas por la tierra y territorio, y con la memoria de nuestros mártires, construimos un nuevo Estado".

   Sobre esta experiencia, desde la cátedra se señala que "frente a estos procesos interesantísimos hemos notado la insuficiencia de la teoría clásica constitucional eurousamericana para explicar y comprender estas nuevas cartas magnas. Es por ello que consideramos que para comprender constituciones emergentes de nuestra región debemos construir una teoría jurídica".

Para mayor información. los interesados en la cátedra y sus actividades, se puede consultar su portal en internet en catedrapcl.com, en facebook catedraPensamientoConstitucionalLatinoamericano, en el email latinoamerica.constitucional@gmail.com, Twitter: @CatedraPCL,

Durante el cursado de las clases, que serán libre y gratuitas , se indico que el trabajo se realizará con el apoyo de material bibliográficos y soportes digitales. Al final de los encuentros se entregarán certificados.

Repensar el modelo centralista

Los organizadores de la cátedra sostienen que "como indica Eugenio Zaffaroni, es necesario repensar las categorías jurídicas vigentes en el plano del derecho constitucional y los derechos humanos. La manualista corriente señala el origen constitucional de los derechos humanos en los derechos individuales, como su posterior complementación con los sociales y culturales y, finalmente, una pretendida plenitud con los llamados de tercera generación, entre los que se destacaría el derecho al desarrollo humano progresivo. Pero esta no es la historia de los derechos humanos en América latina ni en otras regiones colonizadas del planeta. Ese es el relato de los colonizadores, desde su perspectiva central y hegemónica".

Comentarios