Política
Miércoles 20 de Julio de 2016

Palabras que pican cada vez más cerca

"Los socialistas obtienen algo de la Casa Rosada y después, a través de los medios, nos matan. El presidente se cansó". Conciso, un habitual transeúnte de los pasillos de la Casa Rosada deslizó ayer a La Capital la génesis de la arremetida de Mauricio Macri contra Miguel Lifschitz.

El macrismo luce convencido de que Santa Fe fue una de las provincias "más beneficiadas" durante los primeros meses del gobierno de Macri y, en esa línea de razonamiento, considera que no respondió en consecuencia y sólo contraofertó "ataques y chicanas". Una lógica que parece perdurar en la Casa Rosada, más allá del color político de quien se apoltrone en el Sillón de Rivadavia.

Es más: en Balcarce 50 señalaron como otro factor del malestar presidencial la suerte corrida por los 55 millones de pesos aportados en su momento para ayudar con la emergencia agropecuaria en que se encuentra Santa Fe y que, a entender del macrismo, todavía no llegaron a los productores.

En paralelo a la réplica al gobernador por sus recientes pronunciamientos sobre los tarifazos y las políticas sociales implementadas por la Nación, la estocada de Macri pretendería marcarle la cancha a esa curiosa compatibilidad que vienen desandando los radicales santafesinos, insertos en Cambiemos a nivel nacional y aliados al socialismo en la provincia.

Frente a un 2017 con impronta de test de medio mandato en las urnas, todo indica que las palabras picarán cada vez más cerca.

Comentarios