paginasolidaria
Martes 05 de Septiembre de 2017

Rosarinos armaron un grupo para recibir refugiados sirios

"Rosario por los desplazados sirios" es el grupo local que se está preparando para albergar a los migrantes de los países en guerra. Es clave aprender el idioma

En la ciudad hay familias que están realizando los trámites para recibir a desplazados sirios. Saben que no es fácil acogerlos cuando la cultura es tan distinta, por eso además de preparar la casa organizaron clases de español para árabes, buscaron posibles trabajos y realizaron la articulación para que puedan estudiar. Además, están conociendo la cultura árabe para atenderlos mejor.
Eduardo Berbetoros, su mujer Mariela y sus hijos quieren recibir a un joven sirio que se escapó de Damasco para sobrevivir. En abril comenzaron los trámites en migraciones para poder dar un hogar a un chico que contactaron gracias a Refugio Humanitario Argentino, una asociación de personas solidarizadas con familias sirias que buscan refugio por la guerra.
Eduardo es católico y descendiente de españoles, pero tiene un corazón grande, muy grande. Cuando sus hijos tenían dos y tres años adoptó a un chico que vivía en situación de calle de 13 años. Ya tiene experiencia en recibir a otros y quererlos como a su propio hijo. Esta experiencia fue tan buena que ahora quiere recibir a un chico sirio.
Durante 30 años Eduardo fue maestro en escuelas de contextos vulnerables y hoy, aunque está jubilado, sigue colaborando.
"Viendo las noticias y lo que pasaba en Siria nos pusimos a ver cómo podíamos ayudar", relata Eduardo que se emociona cuando relata las situaciones desgarradoras que viven las familias en medio de la guerra.
Encontró a otros rosarinos que tienen el mismo deseo y junto con Adrián (que es musulmán) y Silvia (antropóloga) conformaron la agrupación "Rosario por los desplazados sirios" para minimizar el riesgo de fracaso de estas migraciones.
Organizaron clases de español y árabe para que puedan aprender cuando lleguen, hablaron con empresarios que están dispuestos a darles trabajo, y también armaron una estrategia para que puedan estudiar.
Mientras tanto, están haciendo innumerables trámites y entrevistas para poder lograr que uno de tantos millones de refugiados pueda llegar al país.
"Estoy leyendo el Corán para ver de qué se trata y comprender sus costumbres", cuenta Eduardo que no ve la hora de que llegue Rami, el joven con el que se escribe por mail.
"Rami vive en Líbano, tiene 9 hermanos y los más grandes huyeron de Damasco, donde todavía están sus hermanas más pequeñas y sus padres", relata. "El ahora está viviendo en el fondo de una verdulería, con otro cuatros sirios más que les dan ese lugar para dormir y algo de comida a cambio de trabajo", agrega.
Uno de los hermanos de este chico hace 8 meses llegó a Buenos Aires y vive junto a otros cuatro sirios en un departamento. Trabaja a destajo en un restaurante árabe para poder enviar algo de dinero a su familia. Ahora está expectante y ansioso porque llegue su hermano a Rosario. "Yo le ofrecí que fuera a Buenos Aires, pero me dijo que no, que lo mejor para Rami era tener una familia", confesó el rosarino que también espera anhelante al chico de Damasco.
Las familias "llamantes" de Argentina están en todo el país. Las hay en Mendoza, La Pampa, Chaco, Formosa y San Luis entre otras provincias y ya recibieron jóvenes de Siria. Hoy conformaron una red de ayuda a los desplazados para que puedan afincarse en el país como otrora lo hicieron tantos europeos que lograron sobrevivir gracias al generoso suelo argentino.
Los interesados pueden escribir al e-mail: eduardoberbe@gmail.com, o visitar el Facebook: Refugio Humanitario Argentino / NODO Rosario.


Comentarios