Ovación
Sábado 30 de Julio de 2016

Pablo Alvarez: "Es por mi familia, si no me quedaba a vivir ahí"

El defensor le confirmó a Ovación que no seguirá en Central como deseaba debido al grave problema de salud de su esposa

Pablo Alvarez no seguirá en Central. "Es por lo de mi familia", le confió el jugador a Ovación. "Es sólo por eso. Si no me quedaba a vivir ahí", agregó de inmediato y con nostalgia por tener que recalcular el futuro deportivo "casi de un día para el otro". El defensor aseguró además que continúa muy abocado al grave problema de salud que tiene su esposa y que lo mantiene en vilo desde hace varios meses. Justamente así lo ratifica en una carta dirigida desde el corazón al pueblo de Central (ver aparte). Y eso lo obliga a no despegarse del círculo íntimo que está radicado en Capital Federal. No obstante, las diversas fuentes indican que recalará en Racing una vez que firme la rescisión del contrato con el club de Arroyito. La noticia cayó de manera inesperada en la dirigencia auriazul, que confiaba en que el jugador se reintegraría en breve, aunque finalmente no ocurrió.

El representante de Alvarez, Juan Cruz Oller, le había comunicado a este medio el pasado lunes que "entre miércoles o jueves" Pablo se iba a presentar nuevamente para sumarse al plantel de Eduardo Coudet porque así estaba pautado con el futbolista. La razón por el cual el empresario mantenía firme la postura era porque el defensor venía rechazando ofertas de otras instituciones ya que el deseo interno era permanecer en Arroyito a toda costa. Pero no.

Es que el inconveniente que tiene con el mencionado familiar hizo que apuntara la carrera hacia otro lado. El sentido común primó y le ganó la pulseada al deseo. El cambio indica que tendrá que instalarse en Capital Federal pese a que desde que terminó el torneo, hace casi dos meses, está acompañando a sus seres queridos en este duro momento.

Mientras tanto, en Central la noticia generó un clima de nostalgia mezclado con cierta impotencia como consecuencia de la manera en que debe dejar de lucir la camiseta canalla, esa que defendió con muy buenas actuaciones. Aunque en realidad, el grueso de los futboleros se veía venir que el margen del deseo se iba achicando con el correr de las horas por la situación personal que está viviendo Alvarez. "Es por lo de mi familia", es la frase que grafica a la perfección la forzada desvinculación del jugador, quien dejó un grato recuerdo en el equipo canalla. Es que en lo profesional estuvo a la altura como también "desde lo sentimental porque me enamoré de Central", dijo en varias ocasiones el defensor.

En tanto, al Chacho no lo tomó desprevenido como hombre de fútbol que es, más allá de que le hubiera gustado seguir teniéndolo el equipo. "Sabíamos que se podía ir", fue la sincera respuesta que dio el entrenador luego de que la noticia se filtrara por todos lados.

Alvarez deja un vacío desde lo futbolístico. Pero la foja de servicio es intachable. Tal es así que tuvo el reconocimiento espontáneo en su momento. Ni hablar que cada vez que pudo expresó el sentimiento que lo ligaba al pueblo canalla. El dato más cercano fue en la antesala de la vuelta ante Atlético Nacional en Medellín por la Copa, partido en el que le confesó a este diario que "mi familia y yo estamos muy agradecidos a Central por todo lo que nos brinda". Esas palabras fueron además a raíz de la estremecedora ovación que le ofrendó el público la noche que había reaparecido ante Gremio de Porto Alegre.

"Ese día fue especial. No me lo esperaba. Tampoco puedo explicar con palabras lo que sentí. Sólo pude levantar los brazos y devolver los aplausos", dijo Alvarez con cierto orgullo mientras la sigue peleando duro fuera de la cancha. "La verdad es que a veces mi cabeza es un rompecabezas. Una licuadora. Pero a la vez, cuando estoy con el plantel, ellos me ayudan muchísimo, al igual que el cuerpo técnico, los dirigentes y los hinchas. Pero mis compañeros hacen que las cosas se me hagan más fáciles, tanto dentro como fuera de la cancha. Tengo un gran apoyo por suerte", había declarado el defensor para pintar el estado que lo estaba envolviendo.

"Siento orgullo por pertenecer a este club. Hay una gran calidad humana y eso que viví otras experiencias en muchos lugares. Pero en Central encontré una gran unión y fuerte compromiso. Todas estas cosas forman una gran atmósfera de trabajo y convivencia en el día a día", había destacado el defensor ante Ovación.

"Sí, este grupo es uno de los mejores que integré desde que estoy en la primera división", remarcó en su momento. Y ayer todo cambió. En realidad el miércoles lo hizo pegar un giro en el rumbo tras recibir una noticia que no esperaba (ver aparte).

"Es por lo de mi familia", remarcó sin deseo de extenderse y dejando en claro el problema familiar lo alejó de la camiseta canalla y de Arroyito. "Es sólo por eso. Sino me quedaba a vivir ahí", sintetizó el ahora ex jugador auriazul ayer en un pequeño contacto con este medio.

Comentarios