Edición Impresa
Miércoles 23 de Septiembre de 2009

Pálpito cumplido

La selección no jugará más en Rosario. Algunos lectores culpan a la prensa local en general y a La Capital y LaCapital.com.ar en particular. Pero se equivocan. El regreso del equipo nacional al Monumental había sido anticipado en la columna de acá abajo.  

Ignoro quién es "Obvio". Solo sé que es el seudónimo de un lector de LaCapital.com.ar. "Obvio" dejó un comentario en la noticia titulada "El lobby porteño se impuso: Argentina jugará con Perú en el Monumental", que por unas horas podrá leerse en esta misma home un poco más abajo, a la izquierda de la pantalla. "Obvio" escribió: "Aclaren que La Capital forma parte del lobby porteño. A ver si ponen notas de las truchadas que también se hacen en River con la reventa de entradas".

Parece obvio que "Obvio" culpa a La Capital de la mudanza del próximo partido de la selección a River. Interpreto (debo interpretarlo, porque "Obvio" no es claro) que lo hace porque este diario informó con amplitud, tanto en sus ediciones impresas como en esta web, sobre la reventa de entradas, las casi tres mil personas que compraron su ticket y no pudieron entrar al Gigante y el escandaloso ingreso de barrabravas de Central y otros equipos, entre otros tantos problemas que presentó la organización del partido Argentina-Brasil en ese estadio.

Es la opinión de "Obvio", punto de vista que esta web respeta y por eso publica.

Pero no es cierto.

La selección no jugará más en Rosario porque a la AFA nunca le interesó venir al Gigante y porque Maradona, que es quien lo impuso, se quedó sin margen para sus caprichos. Los errores de organización de los que hablan otros lectores ("Macako", "CAI2009", "kzdor74", etcétera) tampoco son atribuibles a la prensa ni otros actores rosarinos. Y la falta de aliento de la que con malicia hablan muchos otros es puro folclore.

Ninguna de esas es la razón por la cual Argentina-Perú se jugará en el Monumental.

El 2 de septiembre, tres días antes del partido Argentina-Brasil, escribí una columna en este mismo lugar que se puede leer haciendo clic acá. Se titulaba "Un pálpito sobre la selección" y no era un pronóstico deportivo: sugería que la selección jugaría aquí uno o tal vez dos partidos y que después volvería a Buenos Aires.

Ahora sé que acerté con éste pronóstico ("El Gigante de Arroyito no será por mucho tiempo la sede de los partidos de la selección nacional") pero que me equivoqué con éste otro ("La selección estará aquí el sábado como consecuencia de uno de los habituales arrebatos de Diego Maradona. Un día despertó y tuvo ganas de pedir que la sede saliera de River, que se trasladara al interior y que se instalara en Arroyito. Pero fue sólo eso, un arrebato. Otro día despertará con ganas de decir y de hacer otra cosa, y la hará").

"Obvio" y otros lectores que opinaron como él ("Pablo2152", "Nuncapechofrío", "Morenor" y unos cuantos más) pueden pensar lo que quieran. Yo creo que el lobby porteño se impuso. Y que el jefe del lobby se llama Julio Grondona.

Cierro pensando en la mala suerte de "Obvio": dio su punto de vista y un columnista se vale arteramente de esa opinión para hacer un poco de autobombo.

Comentarios