Edición Impresa
Sábado 02 de Mayo de 2009

Ovide Menin: "Para repensar la educación"

“Una posibilidad para repensar el quehacer educativo”, así define el pedagogo Ovide Menin la importancia del Museo Pedagógico Rosario ya instalado en la Escuela Normal Nº 1.

Ovide Menin es un experimentado educador que fue maestro, director y supervisor escolar, y que también alcanzó el más alto grado académico en la Universidad. Es doctor en psicología y decano de la facultad homónima de la Universidad Nacional de Rosario.

Fue uno de los responsables de inaugurar el Museo diseñado por las jóvenes investigadoras el último viernes de abril pasado. En diálogo con La Capital, resaltó el papel potenciador de nuevos conocimientos que tiene este nuevo espacio educativo y cultural.

¿Qué significado tiene este Museo para quienes se están formando como maestras?

Hay dos concepciones de la museística en general. Una de tipo conservador, y que lo ve como una mera acumulación de materiales inertes. La otra concepción es más bien dinámica. La dimensión histórica entonces adquiere aquí otra significación para la formación de un currículum docente; se basa en el recuerdo, en los documentos que hay que analizar y enriquecer reinstalándolos en el contexto actual de los acontecimientos. Es decir, esta idea permite entender uno no nace como los hongos, sino que detrás de la institución que los alberga hay una historia, hechos y acontecimientos, que están no para repetirlos fotográficamente sino para reinstalarlos, resignificarlos a la luz de los que pasa ahora y poder así avanzar.

Su afirmación también tiene valor no sólo para los estudiantes de los profesorados sino para los docentes que están en actividad…

Claro, incluso tiene valor para no repetir fotográficamente el viejo significado, sino se volverían conservadoras. Y, hoy a la luz tanto de las teorías piagetianas como de la dinámica psicoanalítica, incluso de las percepciones gestálticas es imprescindible resignificar históricamente el quehacer del docente. Entonces, ya sea la institución llamada normal, institución de formación docente, museo o universidad tiene que repensar su propio quehacer. Creo que ese es el beneficio de instalar un museo pedagógico para ver el antes, el después y el futuro de nuestra formación.

¿Qué es lo que más le llamó la atención del Museo Pedagógico?

Las fotografías que muestran esas mujeres con un estilo propio que trasuntan a través de la vestimenta, la mirada y la pose. Me refiero a ese estilo que tenían esas viejas maestras, que yo alcance a conocer. En contraste con las de ahora, más liberadas y flexibles.

Comentarios