Ovación
Martes 16 de Mayo de 2017

Vuelos legendarios para la historia grande de Rosario Central

La escena de Aldo Poy haciéndole un gol de palomita a Newell's con Fenoy en el arco se revivió el domingo con Marco Ruben

Estadio Monumental, 19 de diciembre de 1971. Los clásicos rivales, Newell's y Rosario Central, se enfrentan por la semifinal del torneo Nacional de AFA. Segundo tiempo; el uruguayo José Jorge González tira un centro potente desde la derecha y con el 9 en la espalda, Aldo Pedro Poy se zambulle, como un poseído, de palomita en el área. Suspendido en el aire le gana al defensor rojinegro Ricardo De Rienzo y cabecea hacia el arco de Carlos Fenoy. Golazo: 1 a 0 y final. Vuelo legendario.

Poy se convertía hace 46 años en el autor del gol más celebrado de la historia auriazul, el que a pedido de la hinchada repite cada año, el que inspiró a Roberto Fontanarrosa para un cuento y el que se revivió este domingo cuando el capitán canalla, Marco Ruben, convirtió a los 30 minutos del primer tiempo, también de palomita, el segundo de los tres goles del clásico de este domingo.

En las redes sociales la comparación no se hizo esperar y entre los futboleros se armó la discusión. "¿Fue palomita o no?", se pretendió analizar casi con rigor científico. Las dudas las despejó el propio Poy, en diálogo con Ovación.

"Marco cabeceó con un pie aún en el suelo, en cambio cuando yo impacté ya venía en el aire. Pero las dos fueron palomitas". Y si lo dice Poy, padre de la hazaña, se acabó la discusión.

De todos modos, el hoy concejal de la ciudad por el Partido Demócrata Progresista (PDP) pero eterno hincha canalla agregó: "Con lo que valió, el gol de Marco, a quién se le ocurre dudar que fue de palomita...".

Poy dice que vive "del presente, no del pasado", pero adelantó que el vuelo lo seguirá repitiendo como homenaje a la hinchada auriazul "hasta que muera".

Al último clásico, Poy lo vio por televisión junto a su hijo Mauro. Dijo que el recuerdo de su gol emblemático fue inevitable. Y a pesar de que le han pedido hasta el cansancio que lo recuerde, lo volvió a hacer:

"Yo venía corriendo muy fuerte por el medio de la cancha, la única forma de llegar era con la cabeza y me tiré. Una acción difícil de marcar y de atajar. Recuerdo que con el primero que festejé fue con el Negro González, mirando hacia la platea alta de Central".

La escena no sólo quedó estampada en fotografías desde distintos ángulos sino también en la conciencia colectiva del fútbol local. Se repitió a manera de ficción en el cuento "19 de diciembre de 1971", del libro "Nada del otro mundo", del Negro Fontanarrosa. Y es la canción "Vuela Aldo vuela", de Lalo de los Santos.

El ex delantero de Central se niega a comparar su gol con el de Ruben, logrado tras un centro certero de Gustavo Colman.

"El fútbol cambió, es distinto, más rápido, más potente. Cada uno de los jugadores que sobresalimos en Central marcamos una época. Esta es la de Ruben, un jugador sobresaliente, un gran profesional —ordenado, que se entrena y se cuida—, alguien que vive de lo que le gusta hacer y encima muy buena persona", subrayó.

Pero a lo que no rehúsa Poy es a contestar por qué cree que Central ganó el clásico de este domingo. Y lo hace como hincha: "Fue rotundamente el mejor de los dos".

El libro

"El Aldo, pura cepa canalla" es el libro de José Luis Cantori, sobre Aldo Poy, que se presentará el 24 de mayo, a las 19, en el teatro La Comedia, con entrada libre y gratuita.

Comentarios